sábado, julio 2HOLA LA PAMPA

a la cumbre de la historia de River y que lo pone destino a Qatar



Fueron 121 los años que cumplió River este miércoles. Y Julián Álvarez, ese genial delantero cordobés, hizo un regalo monumental: marcó seis goles en el 8-1 contra Alianza Lima y selló su nombre a fuego al convertirse en el primer futbolista en la historia del club de Núñez en anotar esa cantidad en un partido. Sí, una actuación de 10 puntos para que resuene en la concentración de la Selección argentina en Bilbao.

Mucho se habló en los últimos días del Araña y su llegada tardía a España para acoplarse a Lionel Messi y compañía. Se puso firme Marcelo Gallardo y fue cuestionado por esa determinación. Algunos creyeron que esa negativa podría jugarle en contra al cordobés de 22 años. Pero la pregunta es: ¿Álvarez tiene más chances de ir al Mundial de Qatar entrenando una semana bajo las órdenes de Lionel Scaloni y sin sumar minutos de juego o sus posibilidades crecen si se queda en River y tiene otra actuación memorable, como la que tuvo anoche contra Alianza Lima?

Estuvo ajeno Álvarez a todo lo que si dijo de él en la semana y gritó sus cosas adentro de la cancha: los seis goles -un hito que no tiene nombre como sí el hattrick (3), el póker (4) y la manito (5)- le permitió llevarse dos pelotas a su casa, algo que nunca pudieron hacer, por ejemplo, Messi ni Cristiano Ronaldo.

“Estoy muy contento, tratando de disfrutar cada minuto. La verdad, se la pasa bien acá: me divierto y siento el cariño de la gente. Estoy feliz por todo lo que me está pasando”, soltó con timidez Álvarez tras su actuación memorable. Y agregó: “Hicimos un gran partido. Necesitábamos un triunfo así para terminar bien la fase de grupos”.

El tiempo dirá si Álvarez va o no al Mundial de Qatar. Si no lo hace, será una injusticia. Porque el nacido en Calchín es un futbolista de Selección, sin dudas. Se sumará a Manchester City en julio de este año y es posible que alterne en sus primeros meses porque se acoplará a un plantel ganador y de jerarquía, al que se sumará junto al noruego Erling Haaland. Se especulará entonces con el rodaje y la adaptación a una liga grande. Pero jamás tienen que quedar de lado los rendimientos supremos que tuvo en el país, a nivel local como internacional.

Los europeos que no conozcan a Álvarez podrán observar el primer gol que le marcó a Alianza Lima para saber de qué está hecho el delantero. Y es que el Araña se tiró al piso y recuperó en 3/4 de cancha, dibujó una diagonal de centro a derecha (se metió entre el 6 y el 3) y definió cruzado tras recibir una milimétrica habilitación de Santiago Simón.

Luego, Álvarez mostró todo su repertorio. En el segundo, conectó dentro del área un centro de Simón; en el tercero, disparó de afuera y la clavó abajo; en el cuarto, presionó al arquero y tocó al arco vacío; en el quinto, recibió de Elías Gómez y la picó ante la salida de Campos; en el sexto y último, recibió se zurda en la medialuna, se metió a puro amague, eludió a dos rivales y la cruzó de zurda.

Abruman los números del atacante de Cachín y por eso se sentencia que su no participación en Qatar sería una injusticia. En River lleva 51 goles en 115 partidos y quedó a cuatro de Rafael Santos Borré, el máximo goleador del ciclo Gallardo. Más estadísticas del Araña: disputó 51 partidos en la temporada 2021/2022, señaló 36 goles y repartió 11 asistencias.

Fue histórica la jornada, por supuesto. Álvarez se convirtió en el segundo jugador en anotar 6 goles en un mismo juego en la historia de la Copa Libertadores. ¿El anterior? Fue también argentino, Juan Carlos Sánchez, quien en 1985 aportó esa cantidad en la victoria 8-0 de Blooming de Bolivia contra Deportivo Italia de Venezuela.

La marca que consiguió Álvarez es impropia de los tiempos que corren. Tan solo 5 futbolistas han anotado 6 o más goles en torneos de Primera División en el profesionalismo de Argentina. En 1933, Francisco Varallo metió 6 en una victoria de Boca 7-1 a Chacarita; en 1937, Arsenio Erico festejó 6 veces en el triunfo de Independiente 7-1 ante Quilmes; en 1941, Jaime Sarlanga anotó 6 goles en el 7-2 de Boca frente a Atlanta; y en 1972, Rafael Domingo Moreno señaló 6 en el 8-0 de Argentinos a Lanús.

Al cordobés le faltó muy poquito para alcanzar a Juan Alberto Taverna, que ostenta el récord de goles marcados en un solo partido en el fútbol argentino: el 6 de octubre de 1974, en la goleada de Banfield sobre Puerto Comercial, gritó siete tantos en el 13-1 ante el equipo bahiense.

Álvarez aún no se fue a Inglaterra pero en River ya lo extrañan. Tal vez por eso Gallardo hasta se animó a pedirle a Guardiola, entre risas, que lo deje un rato más. Lo concreto es que se irá en julio y que estará para los octavos de final de la Copa Libertadores. También jugará las primeras fechas del próximo campeonato. Luego, dirá adiós dejando atrás un legado: ser el máximo goleador en un partido oficial en la historia del club. Y sí, una marca así merece tener Mundial. Eso es lo que habrá escuchado Scaloni allá en Bilbao.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.