viernes, julio 1HOLA LA PAMPA

el otro argentino que busca ir al Mundial, pero de la mano de Arruabarrena


El martes 7 de junio Australia y Emiratos Arabes Unidos disputarán en el Al Rayyan Stadium de Qatar un partido clave pensando en sus aspiraciones de clasificar al próximo Mundial. Si bien ganar el encuentro no les garantiza su plaza, sí les dará la posibilidad de enfrentar a Perú en el Repechaje que definirá una de las últimas plazas disponibles.

Y para los argentinos este no será un partido más, porque la selección de Emiratos no sólo tiene a Rodolfo Arruabarrena como entrenador, sino que también cuenta en sus filas con otro representante nacional que sueña con llegar a Qatar: Sebastián Tagliabúe.

Mirá también

Tal vez el nombre del delantero no sea muy conocido en nuestro país, porque después de su buen desempeño en Colegiales, donde debutó y jugó cinco años (123 partidos y marcó 37 tantos), rápidamente emigró a Chile. Y luego de un paso previo por Colombia, cambió de continente y desembarcó en Arabia Saudita, antes de instalarse definitivamente en Emiratos. Allí llegó en 2013 y jugó durante siete años en el Al-Wahda. En 2020 se incorporó al Al-Nasr, donde se desempeña actualmente.

En estos 10 años, Tagliabúe no sólo se convirtió en ídolo en el país asiático, sino que además, el año pasado anotó su nombre como el máximo goleador extranjero de la UAE League. Y como si esto fuera poco, es el tercer máximo goleador argentino en actividad, sólo por detrás de Lionel Messi y Gonzalo Higuaín. Todos estos pergaminos le abrieron las puertas de la selección de Emiratos y en el 2020 fue convocado por primera vez.

En total, hasta el momento disputó 13 partidos y convirtió 3 goles. Si bien no viene siendo titular, es prácticamente una fija en las convocatorias y con la llegada de Arruabarrena eso no cambió. Así, fue citado por el Vasco para los dos partidos que dirigió frente a Irak y Corea, aunque finalmente no jugó. Y, en la previa del partido frente a Australia, el DT argentino volvió a incluirlo en la lista.

Así, de la mano del Vasco y con Tagliabúe en sus filas, Emiratos buscará un triunfo ante Australia que lo deje más cerca de Qatar 2022. ​

Mirá también

Mano a mano con Olé, Tagliabúe habló de su vida en Emiratos y contó cómo llegó a la Selección

Llevas casi diez años viviendo en Emiratos, ¿cómo es la vida allá y que notas de diferente a la Argentina?

-Se vive con mucha seguridad y mucha tranquilidad. Es un país muy lindo, con mucho estilo. La diferencia más grande que hay con Argentina es eso. La gente acá es demasiado relajada, a veces demasiado pero así te enseñan a vivir y ellos transmiten serenidad paz tranquilidad, sociabilidad. Los árabes si ven que te pasa algo enseguida se acercan a preguntarte si estás bien y te ayudan, son muy sociables.

-¿Cómo fue tu adaptación cuando llegaste en 2010 a Medio Oriente?

-Fue complicada. Cuando yo vuelvo al primer año de haber estado allí, le dije a mi representante que no íbamos a volver y que empiece a buscar otros rumbos por favor, porque había sido una experiencia muy dura y que no estábamos dispuestos a bancarnos eso. Al final del mes me ofrecieron el doble de plata y volvimos. Creo que fue la mejor decisión que tomamos. En Arabia es muy diferente la cultura pero luego de un tiempo te vas acostumbrando.

Mirá también

-¿Cómo te trata la gente hoy en día?

-Siempre me trataron de maravilla. Nunca una falta de respeto, de hecho desde otros equipos se han acercado a sacarse fotos conmigo y a felicitarme. Siempre digo que a uno lo tratan como uno trata a los demás.

-¿Cómo se llevan con el fútbol en aquel país?

-El fútbol acá está creciendo año a año. Es un lindo fútbol, agresivo y competitivo que le falta crecer para llegar al nivel de las grandes ligas. Los árabes son muy orgullosos y si ven que viene un jugador extranjero de renombre, se la hacen muy difícil. Dentro de la cancha no se respetan, he visto grandes amigos enfrentarse y que uno salga lesionado. No es porque sean mala leche, sino porque van muy fuerte y si son amigos aun más todavía. Son demasiado orgullosos y eso hace que el fútbol de acá no sea amateur.

Mirá también

-¿Cuáles son las diferencias entre el fútbol de allá con el fútbol de acá?

-La principal diferencia es la cantidad de jugadores, en Argentina levantas una piedra y sale un jugador, acá al ser un país pequeño hay pocos futbolistas y siempre son los mismos jugadores. La segunda de las diferencias es que en Argentina tenemos el sueño de jugar fuera de ahí para hacer una diferencia económica. En cambio ellos con jugar en la liga de Emiratos les basta y les sobra, por eso el argentino se prepara y se esfuerza mucho más, eso conlleva a que los partidos en Argentina sean en un ritmo muy alto.

-¿Qué sentiste cuando llegaste a ser el segundo goleador histórico de la Liga Árabe del Golfo con 170 goles?

-A medida que fueron pasando los años, yo estaba concentrado en cada año llegar lo más lejos posible con el club para que esté en lo más alto. Hasta que llegó el cuarto año que me dijeron que era el goleador histórico extranjero, ese mismo año también me dijeron que era el goleador histórico de una copa en un año. Fueron pasando los años hasta que este año me dijeron que estoy a cinco goles de ser el máximo goleador histórico de la Liga. Cumplir ese logro es un orgullo tremendo, significa algo en otro nivel. Eso me demuestra que a lo largo de mi carrera hice muy bien las cosas.

-¿Cómo se dio la oportunidad de jugar para la selección de Emiratos?

-Sinceramente se dio sin querer, tuve la suerte de estar varios años en un nivel alto metiendo tantos goles. Yo siempre estuve enfocado paso a paso y año a año, hasta que en una entrega de premios, en la que fui el goleador de ese año, el presidente de la Federación me entrega el trofeo, me aprieta la mano y me dice: “¿Qué me contestarías si te ofrezco el pasaporte para jugar en la Selección?”, y me agarró tal desesperación por expresarle todo lo feliz que estaba que lo único que me salió fue decirle «dámelo mañana que es un orgullo para mí vestir esta camiseta”.

-Contame cómo fue tu encuentro con Diego Maradona en Emiratos.

-Yo estaba jugando un partido en Fujairah, ciudad donde él era entrenador del club en segunda división y él salió campeón. El partido era por la Copa Presidente en el que ganamos 4-3 e hice tres goles, cuando termina el partido el capitán del otro equipo viene y me dice: “Seba, está tu tocayo ahí en la tribuna, te quiere saludar”, y yo le digo “¿qué tocayo?” y me responde: “Maradona”. Me doy vuelta y le digo “nah, qué va a ser el Diego”. Me voy caminando para el vestuario y el capitán seguía diciéndome que era Maradona, me doy vuelta de nuevo y veo que una persona se estaba tirando de cabeza a la cancha, algo parecido a cuando Diego festejaba los goles en La Bombonera con medio cuerpo afuera y moviendo las manos, así tal cual estaba moviendo las manos de un costado al otro y llamándome. Metí un pique hasta donde estaba él y me cansé más en ese pique que en el partido. Llegué, lo saludé y él me dijo: “¡Qué hacés, papá! No te pueden dar un metro en el área que clavás tres goles”. Estuvimos hablando unos 30 segundos hasta que la gente se dio cuenta que yo estaba con el Diego y le tuve que decir: “Te dejo porque si no te van a volver loco”. Fue un minuto fantástico que pude vivir con él.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.