viernes, julio 1HOLA LA PAMPA

Ale Kurz y la multiplicidad de proyectos en paralelo al grupo El Bordo


A diferencia de muchos otros casos en el mundo del rock, el comienzo de la carrera solista de Ale Kurz no se debió a una separación, crisis ni pelea. Simplemente fueron las ganas de hacer algo diferente, a lo sumo detonado por el panorama tan particular de la pandemia, que trastocó tantos planes de los últimos dos años.

Si bien el puntapié oficial fue el single El comienzo, a principios de octubre del año pasado, ya había mostrando inquietudes por fuera del grupo El Bordo, donde canta y compone hace más de 20 años.

Ale Kurz y sus múltiples proyectos. Foto: Juan Manuel Foglia.

Ale Kurz y sus múltiples proyectos. Foto: Juan Manuel Foglia.

Por un lado, en 2018 integró la «superbanda» Los Socios del Rock, que acompañó a Soledad Pastorutti cuando hizo el show de versiones rockeras de temas clásicos. Además, al año siguiente hizo el tema Respira, para la película homónima de Gabriel Griecco. En el medio se sumó al cantante Andrea Prodan para tocar covers de David Bowie, incluso saliendo luego de gira con la Kermesse Redonda.

Su álbum Brillando azul salió a fines de octubre y hoy tiene su edición en vinilo, un formato que llena de orgullo a quien alguna vez cantó un hit con el verso «soy más vintage que moderno»

Ale Kurz y su vinilo de "Brillando azul". Foto IG

Ale Kurz y su vinilo de «Brillando azul». Foto IG

Para celebrar ese lanzamiento, y la aparición en plataformas digitales del single Viajando por tus sueños, una versión acústica del tema de El Bordo, este sábado se presentará en vivo en el Club Lucille. Las entradas ya están agotadas, así que anunció otra fecha el 5 de agosto.

La charla

-En un momento parecía que tu disco solista era un proyecto «de pandemia», hasta que volvieran los shows de El Bordo, pero hoy los tenés totalmente mezclados.

-Siento que al principio la gente tomó el lanzamiento del disco con cierta incertidumbre, temiendo que se haya separado la banda. Pero en ningún momento fue mi intención y por supuesto que lo aclaré siempre. Ahora que la banda empezó a rodar y sigo haciendo fechas a solas, se disiparon las dudas y decidí hacer un show en Lucille. Es un lugar chico y se agotaron las entradas en una semana, así que agregué otra fecha.

-También tocaste por el interior del país.

-Sí. Fui a Neuquén, Río Segundo y Villa María, así que siento que el proyecto se está empezando a macerar y entenderse. Hice shows a solas y el año pasado toqué en el Kónex con banda, pero en Lucille voy a estrenar un formato de guitarra con loopera, generando algunos loops electrónicos en vivo, además del violín de Javier Casalla y el cello de Paula Pomeraniec. También habrá dos invitados que me confirmaron que estarán ahí. Es un formato más reducido, de café-concert.

-¿Podés hacer las dos cosas al mismo tiempo?

-Totalmente. ¡Fueron dos años muy aburridos, así que no tengo problemas en tocar todo el tiempo! Y si tengo que tocar todos los fines de semana, lo hago con alegría.

Ale Kurz. Foto: Juan Manuel Foglia.

Ale Kurz. Foto: Juan Manuel Foglia.

Los shows de El Bordo

-¿Cuándo volvieron a tocar con el Bordo, post pandemia?

-El año pasado hicimos Obras, luego dos shows en el auditorio de Parque Centenario, El Teatro Flores, Auditorio Oeste, Monte Grande y San Miguel. Ahora se vienen Córdoba y Rosario. El repertorio son los 15 años de Yacanto, así que tocamos ese álbum completo y luego variamos por distintas épocas. ¡Todos los shows estuvieron llenos y la gente con un plus de energía! Nos sorprendió mucho la reacción de la gente.

-Es un reencuentro, volverse a encontrar.

-Sí. ¿Viste que en un momento de la pandemia nos preguntábamos si el streaming vino para quedarse o no? Bueno, claramente no vino para quedarse. Es un formato que no compite con la experiencia de ver a una banda en vivo. Se genera un estado de ánimo con un punto energético muy alto. Hay una frase sobre los recitales que me gusta mucho: siempre te vas con algo que no tenías cuando llegaste.

Ale Kurz. Foto: Juan Manuel Foglia.

Ale Kurz. Foto: Juan Manuel Foglia.

-El streaming no genera eso.

-¿A quién no le cambió la vida un concierto? Es una experiencia vivencial que te pega en el pecho y te dispara una emoción. Veo que los lugares están llenos y que en un mismo fin de semana tocaron La Renga, Metallica y hubo un Quilmes Rock. Es paradógico que esto ocurra durante una crisis económica, lo cual te muestra lo importante que para la gente es ver un concierto. Me pone contento el momento que vive la música argentina.

-Me dejaste picando una pregunta: ¿shows que te cambiaron la vida?

-Son varios, porque me gusta mucho ver bandas. En un viaje vi a Eddie Vedder solista y me inspiró mucho para esto que está pasando ahora con Brillando azul. Fue gracioso cuando dijo que cuando iba a esa ciudad con Pearl Jam tocaba en un estadio para 50 mil personas, y cuando venía solista era un lugar de «apenas» 5 mil. En un momento dijo que iba a hacer algo que solo podía hacer ahí: se corrió del micrófono y cantó a capella con un ukelele. Fue un antes y después.

-¿Lo hiciste en un show tuyo?

-Alguna vez lo probé, sí. Disfruto mucho que alguien pregunte a los gritos si sé alguna de Divididos, y la hago. Puedo hacer canciones que tengo en el fogón eterno.

-¿Cómo es el repertorio en estos shows como solista?

-Se fue armando por prueba y error. El año pasado hice 12 fechas entre noviembre y diciembre. Se fue afianzando. Toco las ocho canciones, además de Respira, Viajando por tus sueños y cinco canciones de El Bordo. Y covers como Seguir viviendo sin tu amor, Spaghetti del rock y El infierno está encantador, porque anduve tocando con la Kermesse Redonda.

MFB



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.