viernes, julio 1HOLA LA PAMPA

“Es el pico más alto del planeta, para nosotros tuvo mucho valor” – infopico.com


El monte Everest es la montaña más grande del mundo e implica el mayor desafío para cualquier persona que le guste la aventura. En la cima de esta cumbre estuvo un piquense, Hernán Carracedo, que contó en detalle la travesía que lo llevó al lugar más alto del planeta.

La montaña tiene una altura de 8.849 metros sobre el nivel del mar, y está ubicada en el continente asiático, más precisamente Nepal. La travesía supone una enorme preparación, desde logístico hasta lo físico.

Carracedo comenta que el viaje surgió porque su compañero de viaje tenía dos meses de vacaciones y le propuso la idea de escalar el Everest.

Los dos escalaban y tenían experiencia, pero este desafío era algo mayor. Faltaba un año y unos meses para el viaje, así que a partir de que tomaron la decisión de ir, comenzaron a buscar sponsor y a prepararse físicamente.

“No me sentía a la altura, pero fue un año y pico duro, entrenábamos dos veces por día y esa rutina fue por diez meces, sumado a buscar sponsors, porque las cosas anteriores no eran tan costosas” indicó.

Llegado el día de embarcar, ya habían conseguido sponsor con la condición de que debían redactar informes diariamente.

“Salimos de acá a finales de marzo, 29, 30, de marzo de 2012 y volvimos a la Argentina el 6 o 7 de junio. De eso fue el traslado hasta Katmandú que es la capital de Nepal. Y de ahí se camina 10 días hasta el campamento base desde esa población chiquita, se va de los 2900 metros hasta los 5500 metros durante 10 días. Ahí el cuerpo se va adaptando”.

Un dato a destacar es que en el mismo grupo que se conformó para subir la montaña, coincidieron muchos argentinos. Entre ellos Facundo Arana, que tenía el objetivo de llevar la bandera de “Donar Sangre Salva Vidas”, pero que por problemas de aclimatación no pudo continuar el ascenso.

Luego de esta caminata, se llega al campamento base que es en la punta de un glaciar. “Cuando uno llega al campo base están montadas las carpas, ahí es una especie de ciudad con toda la logística para que un montón de gente viva 50 días. Dormíamos sobre el hielo, entonces a la noche dormíamos y sentíamos crujir el hielo abajo de la carpa nuestra” aseguró Carracedo. 

Aquí las temperaturas son siempre bajo cero, pero solo unos grados. “Después ya sobre el final, cuando se empuja para la cumbre, ya ahí las condiciones son inhumanas. El día de cumbre puntualmente las temperaturas estaban entre los 35 bajo cero y 45 bajo cero” remarcó.

Sin embargo, antes de llegar a la cumbre se hacen pequeños recorridos, que se denominan rondas de aclimatación, donde se escalan unos 500 metros y se vuelve a base, y el otro día otros 500 metros más y así durante la estadía en el campamento base.

En una de esas rondas de aclimatación, tuvieron una experiencia muy shockeante según Carracedo. “Se organizan las expediciones en diferentes ventanas y nosotros fuimos en la última. En la anterior había sido medio desastroso la jornada y la organización, y en consecuencia fallecieron 6, 7 escaladores, y 4, 5 días después nos tocó pasar a nosotros por el mismo lugar donde habían quedado los cuerpos congelados” manifestó. 

La Cumbre

“El día de cumbre son más o menos 32 horas consecutivas en actividad, porque se sale del campamento 3 que son 7200 metros, se llega a 8000 y ahí no se duerme, se descansa un poquito, se trata de comer lo que se puede, se alista el equipo y se sigue para arriba” detalló.

“Terminamos llegando a la cumbre el 25 de mayo” explicó. Pero todavía faltaba una de las partes más importantes que era la bajada, “es difícil bajar y si bien yo estaba agotadísimo, era sumamente consiente de lo que faltaba, era un montón y eso muchas veces lo que hace es impedirte disfrutarlo porque sabes que falta bajar” refirió.

Aun así, agregó “en ese instante antes de pegar la vuelta, es como que me puse a pensar que estaba pasando en ese momento y en ese momento era yo y un puñado de 4,5 compañeros, y no había nadie más en el mundo más alto”. 

Luego de esta gigantesca aventura volvieron para Argentina. Carracedo y su compañero, con las anotaciones que realizaron día a día para los sponsors, pudieron escribir un libro sobre el viaje que salió en 2017. En la actualidad siguen haciendo travesías, pero no a esta escala.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.