sábado, julio 2HOLA LA PAMPA

El amor tiene cara de Liga Profesional | Peligro de Wolf



Siempre que comienza algún torneo de Primera División, en Peligro de Wolf se nos da por presentar en un texto a todos los jugadores participantes. Devecchi en cuando sucede. Sería un Goltz de media cancha nombrarlos a todos Pérez estaríamos hasta pasado Mammana o incluso hasta el Domínguez que viene. En esta oportunidad les contaré cómo conocí a mi Soñora, la Rossi ya que ocurrió en un Díaz tan Frías como el de hoy.

Resulta que ella vivía en un Barrionuevo Torrico de Martínez. No diré que su Casazza era un Palacios pero sí se le parecía. Yo era más de la Villa, vivía en una Casasola de Madelón cerquita de la Isla Maciel, era más pobre que el Chávez aunque eso me importó un Soto. Ni bien Nuss vimos yo me enamoré.

Ella había salido a dar una Rondina por la Rotondi de Avenida Márquez junto a su Perrone Blanco Simón, que tenía una Correa Rojas. Yo la veía desde el colectivo, iba a ver a mi dentista el Dr. Albertengo Carabajal, para que me cure una muela Careaga. Era la hora Picco. Observo por la ventanilla que un Urzi Moreno de 2 metros que vestía un Armani color Bordón la seguía y le gritaba groserías sobre Zuculini. Me bajé, tomé Carrera, llegué hasta donde estaban y me Metilli. Me hice el Valentini y encaré Almirón. Lo amenacé con llevarlo al hospital Finocchietto de una piña. Apareció un Coronel y se armó un Colombo bárbaro. El tipo finalmente se fue. Y ella, la Rossi me lo agradeció. Yo le agradecí a Dios, a Sand Expedito y a todos los Santos De la Cruz por haberme ayudado.

La invité Álvarez de la esquina a Komar algo y aceptó. Nos sentamos en una Meza del lado Izquierdoz, comimos unas Pizzini y tomamos un vino Uvita Fernández. Yo le conté unos chistes y ella se Rius mucho. La Luna brillaba y sus Ojeda celestes también. Antes de Marchiori, con mucha Cauteruccio le dije que lamentaba no tener un Ramos de Florentín para obsequiarle. Luego Garré una Copetti de Cristaldo, y le pregunté si quería que fuera su pareja Stable. Ella Esquivel la respuesta y Viola la oportunidad de decirme que yo le parecía un Chicco Franco, Cortez y muy Guerrero. Pero que tenía un Aliendro horrible. “El Díaz que te Ibañez hablamos”, me dijo. Todo terminó para el Ortiz esa noche.

Tres años después la invité a tomar un café Cabral con torta Rogel y le dije: “Me quiero Cazares con Bou”. Supongo que el mal aliento se me fue porque me dijo que sí. 



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.