sábado, julio 2HOLA LA PAMPA

Perú, gran dolor y gran salto


Habría que repasar país por país sudamericano para encontrar otro que haya generado en Argentina la empatía suficiente para sufrir en los penales como si se tratara que en cancha estuvieran Messi y compañía. El dolor de Perú se sintió desde Qatar, pasando por Lima y llegando hasta Baires y muchos rincones argentos. Potenciado por la fuerte comunidad peruana aquí.

La historia de los países juega su papel y se mete en la sensibilidad de cada uno. Por más que se quieran separar todos los contextos ajenos al mundo de la pelota, la ligazón histórica (apoyo solidario en la Guerra de Malvinas) hizo que el futbolero viviera los penales con los que Australia dejó afuera a Perú con tensión y expectativa. Como si no fuera suficiente, Ricardo Gareca es el DT, el mismo que lo metió en Rusia 2018, que es súper respetado por el fútbol argentino y siempre candidato a ser entrenador de los grandes e incluso de la Selección. Los vínculos se afianzan y, mientras no juega contra la Argentina, la simpatía por el buen pasar de Perú se vivió muchísimo en la última Copa cuando en Moscú se juntaban los hinchas argentos con los peruanos a gritar codo a codo.

Mirá también

El Mundial, finalmente, tendrá un sudamericano menos y eso no es una buena noticia. Los jugadores pidieron la renovación del Tigre pero el DT, con la mesura y sensatez habitual, trató de transitar el dolor. Pero está claro que el trabajo del argentino le dio a Perú un salto de calidad que no se ve en sus equipos locales a la hora de las copas internacionales. El “proyecto Gareca” potenció jugadores, le dio prestigio a su selección, lo metió en el Mundial de Rusia y con un poco más de suerte -en definitiva, hubo dos pelotas en el palo de Australia- lo hubiera llevado a Qatar 2022. El Tigre elevó tanto la vara, provocó un salto de calidad tan alto como el dolor futbolero que todos sufren hoy.

Mirá también

Mirá también



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.