julio 13, 2024

Polonia y Hungría bloquearon la mención a la migración en la declaración final


Foto AFP
Foto: AFP

La cumbre de líderes de la Unión Europea (UE) en la ciudad española de Granada finalizó este viernes con una declaración que no menciona la política migratoria ante el rechazo de Polonia y Hungría a la reforma que impulsa un mecanismo para redistribuir entre los Estados miembro a los migrantes que llegan de forma irregular al continente.

El primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, ya había anticipado su oposición al criticar un sistema para «distribuir migrantes ilegales» entre los países comunitarios.

«Bruselas violó legalmente a Polonia y Hungría al forzar la aprobación del Pacto Migratorio, así que no habrá compromiso en materia de migración. Ni hoy ni en los próximos años. Defenderemos nuestras fronteras de los migrantes y también de los burócratas de Bruselas», apuntó el premier húngaro, el nacionalista Viktor Orban.

«La parte de la migración no ha podido ser aprobada porque dos Estados miembro no están de acuerdo», anunció el primer ministro de Portugal, Antonio Costa, en una conferencia de prensa al término de la cumbre informal de jefes de Estado y de Gobierno de la UE celebrada en la ciudad andaluza.

A cambio, según informaron fuentes europeas, el párrafo sobre migración que fue retirado de la declaración validada por los 27 países miembro será publicado como un «comunicado del presidente del Consejo Europeo», Charles Michel, lo que le quita peso político.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, consideró «secundario» la falta de consenso porque los asuntos migratorios en el bloque se deciden por mayoría calificada y pidió «no hacer fetichismo» del texto final.

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, también minimizó las críticas de Polonia y Hungría al recordar que el de Granada fue «un Consejo informal», en el que no se toman decisiones.

Migraciones, un debate espinoso

El asunto de la migración, uno de los más espinosos dentro de los líderes de la UE, se impuso en las discusiones, en momentos en que Europa afronta una nueva oleada de migrantes que llegan por el mar Mediterráneo a la isla italiana de Lampedusa y el archipiélago español de Canarias.

La reforma busca implementar un mecanismo de solidaridad obligatoria entre los Estados miembros si alguno de ellos enfrenta la llegada masiva de migrantes a sus fronteras, como ocurrió durante en 2015 y 2016.

En ese mecanismo de crisis se prevé además extender el período de detención de los migrantes irregulares, acelerar las evaluaciones de las solicitudes de asilo y formalizar el rol de las ONGs que rescatan migrantes en el mar Mediterráneo.

Foto AFP
Foto: AFP

Si bien no se difundió oficialmente su contenido, también ofrece además varias alternativas para quienes no acepten la recepción de un cupo de demandantes de asilo, por ejemplo pagando compensaciones para costear la localización en el país de llegada o para financiar deportaciones.

«Lo más importante es lo que han logrado nuestros ministros de Interior», en referencia a un acuerdo alcanzado el miércoles pasado, porque eso «va a permitir desbloquear» la reforma del Pacto de Migración y Asilo, indicó Sánchez, anfitrión ya que España tiene la presidencia rotativa del Consejo de la UE.

A su lado, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, también calificó ese acuerdo como «un elemento crucial del rompecabezas» migratorio e hizo votos para que se pueda «cruzar la línea de meta» rápidamente, en referencia a la aprobación de la reforma que pasará al Parlamento Europeo.

En la práctica, ni Polonia ni Hungría pueden vetar la reforma, ya que estos textos se aprueban por mayoría calificada, un procedimiento que estos dos países siguen rechazando.

De hecho, exigieron sin éxito que la declaración final de la cumbre de Granada incluyera una referencia a la necesidad de lograr la unanimidad para adoptar una reforma migratoria, señalaron fuentes diplomáticas citadas por la agencia de noticias AFP.

La ampliación del bloque

En la cumbre en Granada la UE también inició, con cautela, el debate sobre la ampliación del bloque, que volvió a primer plano con la guerra en Ucrania.

En ese marco, Macron abogó por «avanzar mucho más rápido» en ese tema, aunque sin precisar un posible calendario.

El tema de la ampliación centrará la cumbre de la UE de mediados de diciembre en Bruselas.

La Comisión Europea (Ejecutivo de la UE) debe presentar a principios de noviembre sus recomendaciones sobre la apertura de negociaciones de adhesión con Ucrania y Moldavia, que obtuvieron el estatus de candidatos en junio de 2022.

Cinco países de los llamados Balcanes occidentales (Albania, Bosnia y Herzegovina, Macedonia del Norte, Montenegro y Serbia) también son candidatos.

El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, que en agosto afirmó que la UE podría estar lista para integrar nuevos miembros en 2030, se limitó ahora a indicar que lo esencial era impulsar el debate.

«Algunos jefes de Estado expresaron reservas sobre el hecho de que se fije una fecha. Otros la apoyaron. Lo importante es dejar de postergar las cosas en el contexto actual de la invasión rusa en Ucrania», explicó.





Source link