domingo, septiembre 25

Alberto Fernández se comparó con Antonio Cafiero por su predisposición al diálogo


Alberto Fernández trazó este lunes un paralelismo con el fallecido Antonio Cafiero, con quien se comparó mientras lo homenajeaba. Tras destacar la virtud del peronista que consensuó con la oposición en pos de la defensa de la democracia en tiempos de Raúl Alfonsín, el Presidente planteó, autorreferencial: “Hay momentos en que me viene permanentemente ese recuerdo de Cafiero porque muchas veces me pasa a mí. Resulta que la falta de caracter es mía. ¿no?”.

Al cerrar el homenaje por los 100 años del nacimiento del histórico dirigente peronista en el ND Teatro de Buenos Aires, el Jefe de Estado calificó de “ser humano valioso” al abuelo del canciller Santiago Cafiero.

«Decían por esos días que en realidad lo que tenía era un problema de carácter, que era un hombre débil y falto de carácter”, sostuvo Fernández al rememorar la actitud de acercamiento que tuvo Cafiero con Alfonsín durante los alzamientos militares. En ese sentido, recordó que sugería que las críticas contra él se debían a que mantenía diálogo con todas las fuerzas políticas. Y allí es que encontró un punto de contacto el Presidente con la figura homenajeada por el PJ.

Fernández reprodujo un comentario de Cafiero. “Yo que soy un peronista ortodoxo de los años 40. Me animé a hacer lo que ningún ortodoxo se hubiese animado a hacer, que fue romper el partido, salir de las órbitas, convocar a la militancia peronista por fuera del partido y ganar en la provincia de Buenos Aires’”, parafraseó el Presidente.

En ese sentido, Fernández se preguntó, entonces, cómo puede ser que “un hombre que hace todo esto sea un hombre con falta de carácter”.

“La verdad, hay momentos en que me viene permanentemente ese recuerdo de Cafiero porque muchas veces me pasa a mí. Resulta que la falta de carácter es mía. ¿no?”, planteó a continuación.

El Jefe de Estado volvió a citar a Cafiero al sostener que no quiere “ni la valentía de los prepotentes ni el coraje de los mercenarios”. “No quiero ser eso. Quiero seguir dialogando, y quiero seguir construyendo con el diálogo”, añadió en tiempos en que la oposición parece no ser atraída por sus convocatorias..

Tras enumerar cómo hizo el Gobierno para enfrentar la pandemia, destacó: “Fíjense que no dije que yo pude, porque una cosa que me enseñó Antonio es que la política es un hecho colectivo. Esto lo hicimos con Cristina, con Sergio y con cada uno de nuestros militantes y de los argentinos”.

A su vez, aseguró que «lo que pasó con Cristina no puede pasar nunca más en Argentina» y aseguró que «una vez más vamos a poner al país de pie».

«No es posible que la violencia vuelva a instalarse entre nosotros. No es posible que el discurso se radicalice de tal modo que solo sea posible hacer política descalificando al que está en frente. Eso nunca lo hicimos los peronistas ni lo vamos a hacer«, consideró.

Y mandó un mensaje interno; «Debemos estar unidos porque quebrados solo podemos perder«.

Quiénes asistieron al homenaje a Antonio Cafiero

El homenaje a Cafiero estuvo plagado de funcionarios, familiares y dirigentes del peronismo, y contó, además, con la participación de un par de figuras de la UCR, que se mezclaron con sus pares en las primeras filas del Teatro ND Ateneo, en momentos de mensajes cruzados y convocatorias frustradas entre el oficialismo y la oposición.

Por caso, Maxi Abad, presidente del comité de la UCR bonaerense -un dirigente de peso en la estructura del radicalismo provincial-, siguió el discurso desde la primera fila, sentado entre Carlos Corach y María Teresa García, a un par de butacas de Eduardo Duhalde, Axel Kicillof y de Ginés González García, y a unos metros de donde se ubicaba el Presidente.

Tres hileras atrás, el intendente radical de San Isidro, Gustavo Posse, compartió fila con Eduardo Valdés, Juan Manuel Olmos y Julio Vitobello, entre otros. Una vez terminado el acto, apenas empezó a sonar la marcha peronista, Posse se escabulló y se fue.

Abad se quedó un rato más, mientras Kicillof y el ex ministro de Salud cantaban la marcha a los gritos. Su presencia y la de Posse, a pesar de que el propio diputado provincial aseguró que concurrió por la figura de Cafiero y su apoyo a Raúl Alfonsín cuando la democracia peligraba -lo invitó Enrique «Pepe» Albistur, el anfitrión y uno de los organizadores-, se dio en el marco de una serie de llamados cruzados entre el Frente de Todos y Juntos por el Cambio tras el fallido atentado contra Cristina Kirchner que, por ahora, no surtieron efecto.

«Quiero agradecer la presencia de dirigentes del radicalismo, el avance de discursos y políticas de odio y de violencia tienen que ser detenidos de cuajo», remarcó por su parte el gobernador Kicillof.

Alberto Fernández, junto a Axel Kicillof, Eduardo Duhalde y Hugo Moyano, en el homenaje a Antonio Cafiero. Foto Juan Manuel Foglia

Alberto Fernández, junto a Axel Kicillof, Eduardo Duhalde y Hugo Moyano, en el homenaje a Antonio Cafiero. Foto Juan Manuel Foglia

Entre los cientos de asistentes, estuvo también buena parte del gabinete encabezado por Santiago Cafiero -también Francisco, funcionario del Ministerio de Defensa-, nieto del ex gobernador bonaerense; el gobernador Axel Kicillof y los ministros Walter Correa y Cristina Álvarez Rodríguez; sindicalistas como Hugo Moyano, José Luis Lingieri y Antonio Caló, y los intendentes Fernando Espinoza y Federico Achaval, entre otros. Y parte de la numerosa familia Cafiero.

No hubo, sin embargo, ningún integrante de la cúpula de La Cámpora, la agrupación fundada por Máximo Kirchner.

DS​



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.