sábado, febrero 4

Algunas reflexiones sobre este especial 17 de octubre



A mis compañeras y compañeros de la Confederación General del Trabajo (CGT):

Tal y como sabemos, el 17 de octubre es una fecha inaugural y representa un hito fundacional para nuestro movimiento. Ese día, al defender a su líder, el pueblo trabajador sentó las bases de un nuevo horizonte de derechos jamás vislumbrado por los sectores más desposeídos de la patria.

Fue entonces cuando el general Juan Domingo Perón le habló a su pueblo y le propuso una transformación política, económica y social que cambiaría el rumbo de la nación, pero especialmente porque fue un proyecto de país centrado en las personas; una patria de, para y por las trabajadoras y los trabajadores.

Aunque resulte una obviedad, siempre es oportuno retornar a los orígenes y recordar que el objetivo esencial del peronismo es “crear trabajo” en una comunidad organizada en la que solo existe una clase de mujeres y hombres: “las y los que trabajan”.

Por este motivo, compañeras y compañeros, decido escribir estas palabras. Me atraviesa un profundo dolor al ver que desde algunos sectores del gobierno, la discusión se centra en el otorgamiento o no de planes sociales. Y vuelvo a nuestros orígenes: cuando Perón pensaba en el trabajo, se refería a un sistema capaz de garantizar todas las condiciones para que el pueblo accediera a un empleo remunerado que le asegurara “vivir con dignidad” y en el pleno ejercicio de sus derechos.

Qué tristeza siento cuando “festejan” un buen acuerdo con el FMI. ¿Recuerdan cuando era el propio Gobierno del general Perón el que asistía con créditos a los países centrales? Basta hacer memoria para saber que uno de los motivos de la gran gira de Evita por Europa fue otorgar ayuda a las naciones que hoy marcan la agenda mundial. Sí, el Gobierno peronista ayudó económicamente a varios de los países centrales de Europa.

Por eso, me duele el alma cuando nuestros propios gobiernos dejan atrás los principios de nuestro movimiento y se olvidan de la verdadera base social que sustenta al peronismo, o cuando cuelgan y descuelgan los cuadros de Eva y el general Perón según la oportunidad del momento.

Es muy fácil hacer grandes convocatorias plagadas de eslóganes y sin un verdadero sustrato social, político y económico. El problema es discutir los temas de la agenda real del pueblo. En ese caso, no.

Prefieren hacerlo a puertas cerradas y a espaldas del pueblo. Y sin siquiera consultar a la columna vertebral del movimiento.

Sí. Lo que más me duele es el abandono de las necesidades y las demandas del pueblo trabajador que, una y otra vez, es desoído.

Por todas estas razones, las y los insto a retornar al legado de Eva y el general Perón para reflexionar sobre el único y genuino rol que debe cumplir el movimiento obrero argentino. Les pido que analicen si las convocatorias que muchas veces se hacen, serán simplemente para posar en una foto para los medios, o bien para debatir los problemas estructurales de la Argentina.

Consideren también si los próximos llamados simplemente serán para rellenar listas en lugares secundarios, o bien para que las mujeres y los hombres más idóneos y comprometidos aporten sus cuadros para un verdadero proyecto nacional y popular.

Volvamos al 17 de octubre de 1945 y recordemos muy bien la fuerza del protagonismo que el general Perón le confirió al movimiento obrero. Por eso, como peronista, como militante y respetuoso de nuestro legado, y desde el corazón, en este día no puedo estar en otro lugar más que con Uds.

Por último, compañeras y compañeros, tengan en cuenta que en esto no se juega un resultado electoral, sino el destino del peronismo y de la patria. En este sentido, siempre es válido recordar que para el peronismo “gobernar es crear trabajo”. Y, en honor a las grandes conquistas del peronismo, les pido que –sin vueltas– abramos paso a la discusión.

Les dejo un abrazo de compañero y cierro estas reflexiones con las sabias palabras del general Perón en aquella histórica Plaza de Mayo de 1945:

“Interpreto este movimiento colectivo como el renacimiento de una conciencia de los trabajadores.”

Fernando Gray fue el último presidente del Partido Justicialista de la provincia de Buenos Aires elegido por el voto de los afiliados.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *