martes, febrero 7

Axel Kicillof planea su reelección, pero Martín Insaurralde ya suma apoyos para disputarle la gobernación


Martín Insaurralde desembarcó en La Plata en septiembre del año pasado, después de la derrota electoral que quebró internamente a la coalición oficialista. En sociedad con Máximo Kirchner, la llegada del intendente fue avalada por Cristina Kirchner: a Axel Kicillof le costó un tiempo reponerse de la intervención en su gabinete.

Ahora, el jefe de Gabinete bonaerense no disimula sus ganas de competir por la gobernación y suma nuevos apoyos, aunque su jefe «en los papeles» ya se lanzó por la reelección.

Desde adentro, el intendente de Lomas en licencia reforzó su vínculo con los intendentes del Gran Buenos Aires, en especial los de la primera y la tercera sección electoral que nunca terminaron de aceptar el liderazgo del gobernador: no lo consideran propio.

El recelo es mutuo. Kicillof no se siente cómodo con el sistema que impera en la Provincia, en el que se mezclan la política con la Justicia y los negocios.

Los intendentes del PJ nunca terminaron de aceptar el liderazgo del gobernador.


Los intendentes del PJ nunca terminaron de aceptar el liderazgo del gobernador.

Hace varias semanas, el jefe de Gabinete provincial empezó a enviar cada vez más señales de sus ganas de ir en busca de su mayor objetivo, la gobernación. Y lo hizo en sintonía con los intendentes, y en paralelo a la discusión por el Presupuesto 2023, que incluyó una dura negociación entre los jefes comunales y el gobernador.

Resta saber si Kicillof dejaría el casillero del ejecutivo provincial libre para postularse a la presidencia, como pretenden algunos, o si Insaurralde estaría dispuesto a competir con él en unas PASO.

Lo cierto es que, en las encuestas, al ex ministro de Economía no le va nada mal. «Retiene todo el voto de Cristina», explican incluso sus detractores.

El armado de «la Liga» de intendentes

En los últimos meses, los intendentes del Gran Buenos Aires se reunieron al menos dos veces para darle forma a “la liga” que tienen oficializar durante el verano. Primero fue en Ituzaingó, después en Cañuelas. En ambos encuentros, hubo críticas al gobernador.

El lanzamiento formal será, según confiaron a este diario, el 21 de enero, con un acto en el Partido de la Costa. En la práctica, los alcaldes del peronismo ya se mueven como un bloque para presionar a Kicillof o reclamar fondos a la Casa Rosada.

Todavía resta definir si el nuevo colectivo político tendrá un jefe a cargo. Insaurralde es un primus inter pares por su llegada a los diferentes sectores del peronismo, sus aspiraciones y su rol como jefe de Gabinete.

Según trascendió de fuentes bonaerenses, Insaurralde ya habría hablado con el jefe de La Cámpora y con la ex Presidenta -con ella tiene diálogo directo- de sus ganas de postularse el próximo año. En La Plata aseguran que esas conversaciones no existieron. Lo cierto es que el ex intendente de Lomas ya trabaja en su prelanzamiento.

El vínculo entre Insaurralde y La Cámpora, que inquieta a Kicillof, sigue firme. Al encuentro de fin de año con militantes del PJ de Lomas Zamora que organizó semanas atrás en la histórica quinta de Perón en San Vicente, llegaron para saludar el presidente del PJ provincial y el ministro del Interior, Eduardo «Wado» de Pedro.

Hace años que el jefe de Gabinete se transformó en un actor de peso en el sistema político de la Provincia. Fue, por caso, uno de los interlocutores más asiduos del PRO en la época en los cuatro años en los que gobernó María Eugenia Vidal.

Con sólidos vínculos con el peronismo del Gran Buenos Aires y con la Justicia, su oficina porteña de la calle Arroyo se convirtió en los últimos tiempos en un lugar de visita frecuente.

Mientras tanto, el lomense sigue acumulando apoyos a su virtual precandidatura y lubrica su relación con el Movimiento Evita, que ya tendió puentes con Cristina Kirchner tras meses de interna a cielo abierto.

Este lunes, Insaurralde y su mano derecha, el presidente de la legislatura bonaerense, Federico Otermín, compartieron un asado en el quincho del parque municipal de Lomas de Zamora con el referente evitista y secretario de Jefatura de Gabinete Fernando “Chino” Navarro y 40 dirigentes de la organización social, entre los que se destacaba Juan Manuel Abal Medina.

Insaurralde, como el Evita, necesitan que haya PASO. En el encuentro también fue de la partida el intendente licenciado de Almirante Brown y diputado provincial Mariano Cascallares, otro actor de peso en la Provincia.

En el Evita no disimulan su favoritismo por el jefe de Gabinete bonaerense. “La provincia de Buenos Aires tiene que estar conducida por bonaerenses. No ayuda que la Provincia esté conducida por porteños”, sintetizó Navarro ante Clarín, en clara alusión a la trayectoria porteña de Kicillof, pero también a la de sus antecesores Daniel Scioli y Vidal.  

El referente de la organización, que empezó a militar en política en Lomas de Zamora, es un viejo conocido de Insaurralde como rival y aliado, condición que se materializó con la designación del secretario de Hábitat del municipio Alfredo Fernández, dirigente del Evita que también tiene 2 concejales en el distrito.

Dirigentes que participaron del encuentro del lunes señalan que Insaurralde prepara un acto que podría interpretarse como una suerte de lanzamiento para fines de febrero o principios de marzo.

En el entorno del jefe de Gabinete bonaerense no lo confirman, pero tampoco lo niegan. “Falta mucho”, señalan. De todos modos y aunque estuvo ausente del encuentro de esta semana entre intendentes y la CGT, en Lomas aseguran que Insaurralde también cuenta con el apoyo de la central obrera. 

En la organización social de Emilio Pérsico quieren tender puentes con decenas de intendentes vecinalistas del interior bonaerense. Esta semana gracias a las gestiones de dirigentes del Evita, la ministra de Desarrollo Social Victoria Tolosa Paz visitó a Guillermo Britos, intendente de Chivilcoy, terruño de Florencio Randazzo, quien nunca obtuvo el perdón del cristinismo, y que en 2017 con el Evita .

En el Evita destacan que hubo un ausente de peso en el asado con Insaurralde. Aseguran que el jefe de Gabinete, Juan Manzur, era uno de los invitados, pero su gira por Israel lo impidió. Señalan que en febrero saldarán esa deuda en Lomas de Zamora.

Manzur se prepara para volver a Tucumán para hacer campaña como candidato vicegobernador, pero empezará a caminar la Provincia para abonar su sueño presidencial. En febrero visitará el parque eólico que Techint construye en González Cháves, en la sexta sección electoral.

Mirá también



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *