martes, febrero 7

Boca acumuló otro 0-0 y debutó «Chiquito» Romero en San Juan | Empató con Everton de Chile, por lo que Independiente se consagró campeón del triangular



Con un equipo que intercaló titulares y suplentes, Boca Juniors no pudo este viernes con Everton de Chile e igualó sin goles en el ensayo jugado en San Juan, último examen previo a la Supercopa Internacional que se jugará en Abu Dhabi ante Racing Club. 

De esta manera, Independiente (que superó 2-0 al conjunto de Viña del Mar el pasado miércoles) se adjudicó el triangular de preparación jugado en la provincia de San Juan.

En el estadio del Bicentenario de la capital sanjuanina, el conjunto del DT Hugo Ibarra ofreció una imagen apenas por encima de lo aceptable, en el que puso en evidencia antiguos déficits que caracterizaron su juego durante la campaña pasada.

Esa falta de rendimiento colectivo le impidió al elenco xeneize (vestido con camiseta predominantemente blanca con vivos azul y oro) alzarse con la victoria, a pesar de que dispuso de más chances que su adversario.

De a ratos, el equipo boquense mostró cuestiones para destacar. Por ejemplo, el retorno a la actividad del extremo Exequiel Zeballos, tras esa grave lesión en el tobillo derecho provocada en agosto pasado por Milton Leyendeker, de Agropecuario de Carlos Casares, en un partido por Copa Argentina.

También concretó sus primeros minutos de rodaje el volante central Ezequiel Fernández, el juvenil que fue «repescado» desde Tigre, tras un buen 2022 en el Matador.

Pero lo esencial de Boca es que el fútbol continuó siendo propiedad del paraguayo Oscar Romero, quien -a cuentagotas- volvió a ser el valor más destacado en un equipo que tuvo el debut del misionero Sergio «Chiquito» Romero en la valla (atajó todo el primer período).

Cuando el ex volante de San Lorenzo se encendió, el conjunto xeneize tuvo las situaciones más propicias, más allá de que el lateral Marcelo Weigandt también colaboró con sus proyecciones con derecha, y de que los ingresos de Luis Vázquez y Aaron Molinas aportaron claridad.

Pero lo cierto es que Boca volvió a nublarse en los metros finales, lo que le impidió quedarse con el triunfo ante un combinado chileno (fue figura el defensor Julio Barroso, campeón mundial juvenil Sub-20 junto a Lionel Messi en Holanda 2005), que depositó todas sus esperanzas en tratar de no perder, aun tratándose de un encuentro amistoso.

La delegación xeneize volverá este sábado a Buenos Aires y el domingo emprenderá viaje hacia Emiratos Arabes Unidos para jugar el viernes 20 ante Racing Club, en Abu Dhabi, por la Supercopa Internacional que tendrá a Fernando Rapallini como árbitro principal.

El debut de «Chiquito»

«Estoy contento por haber vuelto a jugar y agarrando ritmo; hicimos una linda pretemporada y ahora apuntamos al partido con Racing», señaló Romero, quien finalmente debutó en el arco xeneize.

«Lo importante es que nunca bajé los brazos, sabía que en algún momento se iba a dar, fue bueno llegar a Boca. La pretemporada me ayudó muchísimo; junto con los kinesiólogos de Boca y antes con la Selección Argentina hicimos un gran trabajo», remarcó el experimentado arquero acerca de su puesta a punto.

«Ibarra siempre me dio tranquilidad. Lo mismo me dijeron Román, Cascini, el Chelo (Delgado), el Patrón (Bermúdez), que fueron los primeros en enterarse de mi lesión. El trato fue espectacular desde que llegué y haber vuelto a jugar es algo importante», concluyó el ex guardavallas de la Selección.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *