martes, febrero 7

Cómo fue la operación «SIM Swap» para hackear el celular de Marcelo D’Alessandro


La operación de «SIM swapping» (o duplicación de tarjetas de celulares) que le hicieron al ministro de Seguridad porteño, Marcelo D’Alessandro, provino “de la cárcel de Eldorado, Misiones o sus inmediaciones”, según un primer informe técnico.

Junto a D’Alessandro fueron hackeados con este sistema los celulares del diputado nacional de Juntos por el Cambio, Diego Santilli, del ex presidente de Boca y operador judicial macrista, Daniel Angelici, el juez del tribunal oral que condenó a Cristina Kirchner en la causa Vialidad, Rodrigo Giménez Uriburu, y otros cuarenta políticos y periodistas.

D’Alessandro pidió licencia por dos meses para concentrarse en su defensa e investigar la sofisticada maniobra de hackeo de la que fue víctima. El ministro de Justicia, Martín Soria, el viernes, lo denunció por supuestos negocios con las grúas de acarreo de Buenos Aires, en base a los chats hackeados.

Mientras, el fiscal Carlos Stornelli, como adelantó Clarín en exclusiva, pidió una serie de medidas de pruebas paras investigar si de la operación de inteligencia participó el ex director de Contrainteligencia de la AFI y diputado del Frente de Todos, Rodolfo Tailhade. Este sabía “antes” que se iba a producir la difusión de una segunda filtración de chats de D’Alessandro a través de un sitio web fantasma y así lo anunció, con bombos y platillos, el viernes 30 de diciembre por radio.

En forma paralela a la causa que se animó a abrir Stornelli, la titular de la Unidad Fiscal Especializada en Delitos y Contravenciones Informáticas de la justicia porteña, Daniela Dupuy, está investigando desde donde vino la operación “SIM swapping” contra D’Alessandro”.

Un primer informe indagó sobre los llamados IP usados en la maniobra provienen de Eldorado. IP es una dirección única que identifica a un dispositivo en Internet o en una red local. IP significa “protocolo de Internet”.

Rodolfo Tailhade
Diputados del Frente de Todos y ex director de Contrainteligencia
Foto Federico Lopez Claro


Rodolfo Tailhade
Diputados del Frente de Todos y ex director de Contrainteligencia
Foto Federico Lopez Claro

Mientras que las llamadas SIM (acrónimo en inglés de Subscriber Identity Module que en español sería módulo de identificación de abonado) es una tarjeta inteligente desmontable usada en teléfonos celulares.

Una fuente judicial explicó a Clarin que quien realiza la estafa o el espionaje obtiene un SIM en blanco (la mayoría de las veces por contrabando u otra vía delictiva). El siguiente paso es comunicarse con las áreas comerciales de las telefónicas, denunciar que su SIM fue robado o dañado y contestar solo tres preguntas de seguridad, como dónde recibe la factura, su DNI y fecha de cumpleaños.

Mirá también

Una vez «verificada» su identidad, se le asigna al nuevo SIM la línea telefónica de la víctima. Entonces, el espía o estafador a partir de ese momento puede acceder a las aplicaciones de la víctima como, por ejemplo, Whatsapp o Telegram.

La investigación de Dupuy busca determinar si fueron presos –desde que se dejó entrar celulares a las cárceles por la pandemia aumentó esta modalidad de estafa- o hackers que operan en Eldorado.

El fiscal Carlos Stornelli, por su parte, solicitó a la jueza María Eugenia Capuchetti que pida los informes producidos por Dupuy. En simultáneo, Cristina Kirchner comenzó a atacar a la jueza.

A principios de semana explotó la interna de la AFI intervenida por Agustín Rossi por pedidos de informes enviados por diputados y senadores de Juntos por el Cambio, entre ellos Cristian Ritondo.

El pedido de informes también está suscripto por el diputado de JxC Miguel Ángel Bazze y los senadores Ignacio Agustín Torres, Daniel Ricardo Kroneberger y Alfredo Cornejo.

En ese pedido,  los legisladores consultaron si detectó recientemente «algún tipo de Operación SIM-SWAP creando una sustitución operativa de la tarjeta SIM de teléfonos celulares para acceder a la información del teléfono de un usuario», como D’Alessandro.

Más adelante, preguntaron si «la AFI ha detectado algún tipo de Operación SIM-SWAP creando una sustitución operativa de la tarjeta SIM de teléfonos celulares para acceder a la información del teléfono de un usuario». El organismo tiene aparatos de «guerra electrónica» como para detectar algún de estas operaciones de inteligencia ilegal.

Y preguntaron, sin nada de inocencia, si «personal de la Agencia Federal de Inteligencia ha operado en terreno en la localidad de El Dorado, Provincia de Misiones, en los últimos 90 días».

De esta forma, plantaron la sospecha de que podrían no haber sido presos, sino espías o espías que colaboran con presos para tapar más las huellas.

La respuesta de Rossi fue una negativa y, en vez de buscar si tiene un “topo” adentro de su organismo, denunciar a este periodista y a Joaquín Morales Solá por “violación de un secreto de Estado”, delito que tiene una pena de 1 a 6 años.

Pero los legisladores, además, preguntaron si existía una “mesa militar” en la AFI para “investigar militares retirados” que incluiría al ex jefe del Ejército, César Milani y su mano derecha y también experto en inteligencia coronel mayor Marcelo Granitto.

Rossi también lo negó y Milani se encargó de insultar a este autor, a Morales Solá y a Elisa Carrió.

Aunque el ex ministro de Defensa admitió que dos funcionarios civiles del área de inteligencia militar habían pasado a la AFI. Uno es subteniente de reserva. Mientras Milani asesora en el Instituto Patria que dirige el ex titular de la AFI Oscar Parrilli. Mientras, el primo de Rossi y secretario de Asuntos Militares, Sergio Rossi, nombró a Granitto como asesor de Defensa «por pedido de Parrilli», tal como reveló Clarín el año pasado. Según Carrió, Granitto conservaría influencia sobre el actual jefe de Inteligencia del Ejército.

En realidad, no hace falta una “mesa militar” para investigar militares retirados que hipotéticamente quisieran dar un golpe de Estado porque dentro de la AFI “hay un departamento de Protección del Orden Constitucional o con un nombre parecido”, recordó un ex espía.

Entonces, los legisladores opositores sospechan que habría militares ayudando a la Operación SIM-SWAP con o sin el apoyo de Rossi, dentro de los pliegues del aparato de inteligencia informal que respondería a la vicepresidenta.

En las próximas semanas, habrá más resultados de la investigación que realiza la fiscal Dupuy pero por ahora D’Alessandro mandó su celular a investigar si no tiene algún virus tipo “troyano” porque lo había protegido entre la primera (la de Lago Escondido) y la segunda filtración (Silvio Robles) y, sin embargo, le chuparon nuevos chats.

En fuentes parlamentarias, llamó la atención que Rossi no contestó todavía el segundo pedido de informes a JxC donde se preguntó por otros nombres de militares retirados que podrían estar asesorando en la AFI.

EL EX MINISTRO DE DEFENSA, AGUSTÍN ROSSI, y EL GENERAL CÉSAR MILANI en el 2015.


EL EX MINISTRO DE DEFENSA, AGUSTÍN ROSSI, y EL GENERAL CÉSAR MILANI en el 2015.

A esta altura queda claro que la operación “SIM- SWAP” se realizó desde una usina de inteligencia ilegal cercana a la cárcel de Eldorado (Misiones), justo frente a Paraguay.

Desde ese país se pueden contrabandear fácilmente los insumos electrónicos necesarios para llevar a cabo este mecanismo de duplicación, espionaje y manipulación de comunicaciones privadas.

Una jugada que falló fue intentar vincular a políticos hackeados con el atentado a la vicepresidenta de la Nación perpetrado por la llamada “banda de los copitos”. A partir del “SIM swapping”, se enviaron mensajes desde las líneas hackeadas a procesados en esa causa.

El objetivo se frustró porque se demostró que los mensajes provenían de la zona de Eldorado, contaron fuentes de la oposición.

Mirá también

De todos modos, de allí se derivaron otras operaciones paralelas, como la venta de supuesto contenido robado en foros de la “deep web” (la web profunda), entre los cuales aparecen los supuestos chats del viaje a Lago Escondido de funcionarios, jueces y empresarios del Grupo Clarín, justamente el 4 de diciembre. Y en esta versión del “deep web” se basa la versión de Tailhade para negar cualquier vínculo con la operación.

Mientras Milani estalló de bronca contra Rossi porque dice que no lo defendió como se debía frente a las preguntas de la oposición y recordó que ya fue sobreseído en una denuncia por inteligencia ilegal que le hizo Carrió y donde declaró su archienemigo y ex director de Contrainteligencia de la SIDE, Antonio Stiuso.

Stiuso detalló con nombres, fechas e identificación aparatos usados cómo fue el equipo de inteligencia clandestino K en la segunda presidencia Cristina. Pero, hasta hora, nadie lo denunció por falso testimonio o tampoco se atrevió a insultarlo…

Mirá también

Mirá también



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *