martes, febrero 7

Cómo fue que Soda Stereo llenó la 9 de Julio con más de 350 mil personas, hace exactamente 31 años


El 14 de diciembre de 1991, con escenario mirando al Sur, la banda llenó más de 20 cuadras con fans cuando dio un recital gratuito sobre el final de su monstruosa «Gira animal» que recorrió todo el continente.

Fue el 14 de diciembre de 1991, hace exactamente 31 años. Esa noche, la anchísima avenida 9 de Julio se llenó de gente y no había triunfado ningún seleccionado de fútbol en un Mundial. En total había más de 300 mil personas que acudieron para ver un recital gratuito de Soda Stereo.

Gustavo Cerati, Zeta y Charly Alberti estaban celebrando los últimos tramos de su monstruosa «Gira animal» que recorrió todo el país y que prácticamente desembocaba en la avenida más ancha del mundo, en el marco de «Mi Buenos Aires Querido II», un ciclo de shows que organizó en aquel momento la Municipalidad de Buenos Aires.

Cuenta la leyenda que varios vecinos exagerados llamaron a la policía. Vivían en las alturas, en Monserrat y San Telmo, y “registraron oscilaciones como de un sismo”.

Además, Canal 13 transmitía en vivo y en directo un hecho histórico que para los fans fue un verdadero regalo de Navidad adelantado.

Dice también el mito que el recital se escuchaba potentemente hasta en la estación Constitución. La revista Rock & Pop comparaba al show con un Woodstock. “Tanta gente no se consigue sólo con jóvenes, y menos en un país de viejos como es Argentina”. En Diario Popular se hablaba de la 9 de julio como “una autopista bailable”. En Clarín se calculaba: “Un año atrás metieron 40 mil almas en Vélez. Hace diez, no llegaban a juntar 40”. 

La tapa de Clarín por el recital histórico de Soda Stereo, en 1991.


La tapa de Clarín por el recital histórico de Soda Stereo, en 1991.

Multitudinario y gratuito

A esa altura, el ascenso y aumento de popularidad de Soda Stereo parecía imparable. Llenaron estadios de fútbol en Córdoba y Rosario, y luego recibieron la propuesta de dar un show multitudinario y gratuito, en plena avenida 9 de Julio. El nivel de producción fue increíble, detalles como un escenario de 18 x 26, a tres metros de altura, lásers y un sonido capaz de amplificar a la banda por cuadras y cuadras. 

La lista incluyó 23 canciones entre las que se encontraban hits como De música ligera, Cuando pase el temblor, Canción animal y En la ciudad de la furia. Fue un hito en la carrera del grupo que venía de hacer 14 conciertos en el Teatro Gran Rex y de conquistar Latinoamérica realizando una labor pionera en países donde no era habitual organizar recitales de rock.

Fueron casi dos horas y media de show. En un momento, Gustavo entonaba compenetrado Té para tres y miles de fans desconocían el verdadero significado de ese poema breve en el que hacía partícipe a su madre, Lilian Clark (“Te vi que llorabas, te vi que llorabas por él”). Estaba dedicado a su padre, por entonces enfermo de cáncer -murió días después-.

Cerati cerró la noche al grito de “¡Chau, hermosos!”,

Soda Stereo en el escenario montado en plena avenida 9 de Julio. Foto: Eduardo Grossman.


Soda Stereo en el escenario montado en plena avenida 9 de Julio. Foto: Eduardo Grossman.

Declaraciones

En diálogo con La Viola, Charly Alberti describió su experiencia: «Fue algo inesperado. Nosotros veníamos de tocar muchísimo. La banda seguía con esa cosa de mayor convocatoria y sentíamos realmente lo que pasaba con Soda. Pero esto sobrepasó cualquier expectativa. Cuando llegué a la 9 de Julio le pregunté a la producción cuánta gente había. Me respondieron 250 mil personas y seguían llegando. Terminaron cerca de 350 mil».

Por su parte, Zeta Bosio la describió como «Aquello de la 9 de Julio fue una energía muy fuerte, y gracias a Dios nos pasó en nuestra ciudad. Creo que fue una suma de factores lo que nos llevó a sentir que ya no quedaba nada por conquistar».

«La cantidad de personas fue increíble. Juro que una situación así me desborda y me supera totalmente. Por eso grité: ‘¡Socorro! ¡Los amo!’ Creo que fue una cosa tremenda y me resulta muy difícil describirla», dijo Cerati en una entrevista posterior al show.

Lo que vino después

La “Gira animal”, en realidad, no cerró en la 9 de Julio, sino que llegó a su fin el 27 de enero de 1992, en el mítico estadio mundialista de Mar del Plata, en un concierto con cierto olor a despedida.

“Este es el último show por un tiempo largo,” fue la sugestiva frase que deslizó Cerati desde el escenario. A partir de ahí, el grupo entró en un receso donde cada uno encaró proyectos diferentes y los fans temblaron con la posibilidad de una disolución que recién ocurriría en 1997.

MFB

Mirá también



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *