sábado, agosto 13

«Cristina Kirchner no quiere asumir este desastre, prefiere el relato de proscripta»


Jorge Lanata hizo un duro análisis de otra semana agitada del Gobierno nacional, en la que hubo varias salidas del gabinete y la llegada de Sergio Massa en la renovada cartera de Economía, Producción y Agricultura. El conductor de Periodismo para Todos fue crudo sobre el rol de la vicepresidenta: «Cristina Kirchner no quiere asumir este desastre, prefiere el relato de proscripta».

En el arranque de su programa, Lanata dedicó su editorial a comprender los últimos movimientos del Frente de Todos y en qué posición quedó cada uno de los tres puntos de apoyo de la coalición oficialista. «La llegada de Massa significa que alguien tenía que gobernar. Alberto Fernández no lo hacía y Cristina se resiste a hacerlo«, sintetizó.

Al hablar de la expresidenta, el conductor se centró en su silenciosa y ambigua actitud. «Gobernar no es lo mismo que influir», aclaró Lanata. «Lo último que Cristina quiere es asumir este desastre que ella misma provocó, prefiere su nuevo relato, el de proscripta», observó sobre la versión que agitó la vice con videos en Twitter.

Y contestó a esa maniobra, acelerada a horas de que comiencen los alegatos en el juicio conocido como Vialidad: «No hay ninguna posibilidad de que esté proscripta: por los tiempos de la Justicia, nunca tendría una condena firme antes de las elecciones».

Cristina Kirchner, en el plenario de la CTA donde marcó distancias con Alberto Fernández. Foto German Garcia Adrasti

Cristina Kirchner, en el plenario de la CTA donde marcó distancias con Alberto Fernández. Foto German Garcia Adrasti

Sobre Massa, dijo que es la «última apuesta del Gobierno para llegar al 2023»: «Lo suyo es una apuesta. Hay quienes piensan que está jugando a la ruleta rusa con dos balas. ¿y si le sale bien?».

Lanata también repasó los números en rojo de la economía argentina, ante la aspiración de Massa de llegar al 3% de inflación mensual a fines de 2023.

«La deuda en pesos suma 4,6 billones y 210.000 millones de dólares, las reservas netas en el Central son US$ 2.800 millones, la balanza comercial es negativa en US$ 18.000 millones. Sin los dólares del campo, la economía no puede funcionar. La inflación anual ya está en la zona del 90% y desde que se firmó el acuerdo con el FMI, el gasto público subió 19% real y los ingresos 8%».

El sarcasmo de Lanata sobre el ministro que llega y los salientes

Ya embarcado en su habitual monólogo, Lanata sacó chispas del revoleo de ministros del jueves pasado. Uno de los apuntados volvió a ser el jefe del Ejecutivo. «Alberto está tan confundido que no sabe si le tiene que obedecer a Cristina, a Massa o al entrenador de Dylan«, bromeó con referencia a la mascota presidencial.

Además, recordó que el arribo de Massa estuvo cerca de concretarse con la salida de Martín Guzmán. “Tardó tanto porque la ancha avenida del medio también está cortada por un piquete”, evaluó Lanata.

Luego, definió a Massa como «el Caruso Lombardi» del Gobierno: «El peronismo está en crisis: pasó de ser un movimiento de masas a depender de los movimientos de Massa».

Silvina Batakis y Sergio Massa, en tiempos en que ocupaban Economía y la presidencia de Diputados, respectivamente. Foto Telam

Silvina Batakis y Sergio Massa, en tiempos en que ocupaban Economía y la presidencia de Diputados, respectivamente. Foto Telam

Al hablar del regreso de Daniel Scioli a la embajada argentina en Brasil, graficó: “es como la Copa Libertadores: parece que se va a quedar en Argentina, pero termina siempre en Brasil”. Pasó a Gustavo Beliz, ex secretario de Asuntos Estratégicos. como él es muy religioso, en su carta de despedida escribió ‘dios los guarde’, que es la forma cristiana de decir ‘váyanse a la mierda’”.

A la hora de abordar a Silvina Batakis, fue impiadoso. Celebró un tuit del sitio de paquetes turísticos y vuelos Despegar: «Por suerte el derecho a viajar no fue el que colisionó», por las primeras declaraciones de la ex ministra de Economía, cuando cuestionó el consumo turístico en el exterior (“El derecho a viajar colisiona con el derecho a los puestos de trabajo”).

Para rematar su monólogo, remarcó: «La venganza es un plato que se come frío, aunque Batakis duró tan poco, que el plato todavía estaba caliente».

DS​





Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.