sábado, febrero 4

El Gobierno confirmó que pidió el asilo para la ex funcionaria ecuatoriana condenada por corrupción y se tensa la relación con Ecuador


Alberto Fernández decidió pedir un salvoconducto para María de los Ángeles Duarte Pesantes, condenada en su país a ocho años de prisión. El lunes mandará una misión a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, en Washington.

El Gobierno oficializó este viernes su decisión de darle asilo diplomático a una ex ministra del ex presidente Rafael Correa que está condenada a ocho años de prisión por la justicia ecuatoriana en causas de corrupción.

Se trata de la ex ministra de Obras Públicas María de los Ángeles Duarte Pesantes, quien permanece desde agosto de 2020 en calidad de «huésped» por «razones humanitarias» en la embajada argentina en Quito junto con su hijo, menor de edad.

Tal como informó Clarín, el caso ha deteriorado las buenas relaciones que tenían el gobierno de Guillermo Lasso y el de Alberto Fernández, que fue presionado duramente por el núcleo íntimo de Cristina Kirchner para que le otorgue el asilo a Duarte Pesantes.

De hecho, el mismo Correa, condenado en su país también por hechos de corrupción y ahora asilado en Bélgica, le pidió a su amiga, la vicepresidenta argentina, que asile a Duarte Pesantes.

El Gobierno está decidido a internacionalizar el pedido de asilo de la funcionaria ecuatoriana si no tiene éxito con Lasso para que le otorgue un salvoconducto que le permita salir de la embajada argentina en la capital ecuatoriana y viajar a la Argentina.

Para ello, el Consejero Legal de la Cancillería, Holger Martinsen, y el embajador argentino ante la OEA, el ultracristinista Carlos Raimundi, organizaron una reunión para presentar los hechos ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (la CIDH) este lunes 12. Con Martinsen viajará Luciana Tito, jefa de Gabinete de Cafiero. 

Ex ministra de Trasporte de Ecuador, María de los Angeles Duarte Pesantes. Se refugió en la residencia argentina en Quito, en agosto de 2020


Ex ministra de Trasporte de Ecuador, María de los Angeles Duarte Pesantes. Se refugió en la residencia argentina en Quito, en agosto de 2020

El gobierno de Lasso adelantó que tomó nota de la carta que el canciller Santiago Cafiero le mandó el jueves a través del embajador en Quito, Gabriel Fuks, informándoles que la Argentina decidió otorgar el asilo a la ex ministra en «ejercicio del derecho que le otorga la Convención sobre Asilo Diplomático de 1954 y de acuerdo a la Convención Americana Sobre Derechos Humanos». Sin embargo, Quito aún no dio una respuesta formal a ese anuncio. 

Hasta ahora, los ecuatorianos se negaron a permitir la salida como asilada de Duarte Pesantes. Los casos de funcionarios condenados por corrupción dividen aguas en Ecuador entre correístas y anticorreístas. El canciller de Lasso, Juan Carlos Holguín, hizo saber el 27 de noviembre pasado que las convenciones Interamericanas excluyen de este beneficio a los condenados por delitos comunes. Y Duarte Pesantes fue procesada y condenada a ocho años de cárcel como coautora del delito de cohecho en la causa «Sobornos 2012-2016». Se trata de una investigación por el financiamiento ilegal a la campaña electoral de Correa, presidente entre 2007 y 2017.

Con conocimiento de lo que se preparaba, la presidenta del PRO, Patricia Bullrich, se pronunció el sábado pasado y dijo en Twitter: «Políticos corruptos que se dan apoyo mutuamente. Ahora dan asilo político a María Duarte, ecuatoriana, ex ministra de Rafael Correa condenada en Ecuador por corrupción, hoy refugiada en la Embajada de Argentina en ese país. Una vergüenza más de un gobierno que no respeta la ley». Bullrich interpeló al jefe de Estado. «Presidente Fernández: ¡usted no puede dar asilo a la exministra Duarte! La Convención Interamericana Contra La Corrupción lo impide y nos compromete a conceder la extradición por delitos de cohecho. Debe respetar un tratado, que es nuestra ley. ¿Saben cómo se llama esto? LAWFARE».

En el comunicado que la Cancillería difundió sobre el pedido de asilo a Ecuador se justificaron en cambio argumentando que «las normas internacionales aplicables y razones humanitarias exigen poner fin a la situación de encierro en que se encuentra la persona asilada, generada a partir de pronunciamientos judiciales respecto de los cuales se ha alegado la violación de las garantías esenciales en la tramitación de un proceso». Y pusieron como ejemplo que el relator especial de la ONU, el jurista peruano Diego García-Sayán, ha expresado su preocupación sobre la independencia de los magistrados y abogados en referencia a «vulneraciones al debido proceso y a otras garantías judiciales».

El marido de Duarte Pesantes es argentino y adoptó al hijo de la mujer, que ahora es ciudadano argentino. 



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *