miércoles, marzo 29

el jefe de Gobierno se saca la culpa y busca romper la inercia



EXCLUSIVO SUSCRIPTORES

Confirmará su aspiración presidencial. Qué dicen las encuestas y la tensión con Macri.

Horacio Rodríguez Larreta es el político que más encuestas encarga y mira. Para su gestión y para su candidatura presidencial. Algunas de las firmas que contrata son Aresco, Isonomía, Management & Fit, Poliarquía, Opinaia y CB. Pero como si no terminara de confiar en los datos que le acercan, o quizá para complementarlos, también mantiene en paralelo un relevamiento propio, nacional y de actualización diaria.

Es, según confiesan los larretistas, «la encuesta con la que nos guiamos». Ese sondeo le habría traído alguna buena noticia en los últimos días. Allí, siempre de acuerdo al relato del equipo del jefe de Gobierno, habrían impactado positivamente las actividades y fotos que generaron memes en el círculo rojo: Larreta en versión beatle, surfer y/o carnavalero jujeño. El combo de restyling de imagen había arrancado en realidad meses atrás con el blanqueo del noviazgo con una funcionaria.

Larreta, practicando surf en el verano. Buscan ablandar su imagen.


Larreta, practicando surf en el verano. Buscan ablandar su imagen.
Larreta se mostró con el radical Morales en Jujuy. ¿Puede acompañarlo en la fórmula?


Larreta se mostró con el radical Morales en Jujuy. ¿Puede acompañarlo en la fórmula?

«En la encuesta propia, el Pelado está cuatro puntos arriba de Patricia Bullrich a nivel país», afirma un consultor que orbita ese mundo. Otros estudios que vio Clarín, incluso de firmas que trabajan para el alcalde porteño, lo muestran más parejo o abajo.

«Horacio todavía no encarna en la gente, no enamora y tiene un piso bajo. Es cierto después que su techo es alto. Pero hoy podría perder una interna con Patricia», señala un encuestador. Aunque jura que esto mismo se lo dice en la cara al comando larretista, pide reserva de nombre. «Por las dudas».

Lanzamiento en cuatro partes

Ahora, Larreta dará un paso más en la carrera presidencial. Dirá lo que todo el mundo sabe, pero a él le costaba largarlo en público. Que es candidato. Será un lanzamiento a lo PRO, en cuatro partes. Primero en redes, este miércoles a la noche, con una suerte de acertijo. El jueves al mediodía saldrá un video, filmado en Santa Cruz, donde hablará de la postulación. Y a la tarde, como cierre, se prevé alguna actividad como excusa para atender a los medios.

¿En alguna estará o aparecerá Macri?, consultó este diario.

No creo, respondió uno de sus colaboradores.

El ex presidente sí estaría este miércoles en la presentación de las oficinas de María Eugenia Vidal-candidata. A su manera, Macri completaría el trío de fotos recientes con los dirigentes del PRO lanzados: ya se mostró con Bullrich y Larreta en el Sur; ahora sería el turno de la ex gobernadora.

Mauricio Macri y Horacio Rodríguez Larreta, juntos en el Sur. El ex presidente también se mostró con Bullrich y lo hará con Vidal.


Mauricio Macri y Horacio Rodríguez Larreta, juntos en el Sur. El ex presidente también se mostró con Bullrich y lo hará con Vidal.

Respecto a los movimientos del jefe de Gobierno, un analista que trabaja hace años cerca suyo añade una mirada psicoanalítica. «Con el lanzamiento, Horacio busca romper la inercia. Su imagen bajó, como la de muchos políticos. Pero sobre todo, se va a sacar la culpa de hablar de ciertos temas. Ahora, por la gestión, es como que nunca se animaba a decir cosas. Vamos a ver si cumple».

La prevención tiene que ver con el estilo excesivamente prudente (y a veces carente de definiciones) de Larreta, algo que exaspera a sus socios. Allí hay un debate abierto sobre qué demanda hoy la gente ante una crisis que lleva cinco años (los últimos dos de Macri más los tres de Alberto Fernández) y, sobre todo, qué buscará el día de la elección.

Hay coincidencia en que el desencanto es generalizado y abarca a toda la política. Para muchos de esos dirigentes, como Javier Milei y Bullrich, el hartazgo reclama dureza y polarización. Para los larretistas de paladar negro, en cambio, los votantes se terminarán aferrando a un líder moderado que salte la grieta y garantice las reformas desde ese lugar. Es el traje que intentarán calzarle a su jefe. 

Mirá también



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *