viernes, enero 27

En el año en que fue condenada por corrupción, Cristina Kirchner eligió quedarse «con esa maravillosa imagen del pueblo argentino festejando» la Copa del Mundo



La vicepresidenta, con una condena a seis años de prisión por la causa Vialidad, dejó un saludo para despedir el 2022 en el que reconoce que los ciudadanos pasaron «grandes dificultades».

Cristina Kirchner cerró este sábado su año con un saludo en sus redes sociales en el que, a pesar de haber culminado el 2022 con una condena a seis años de prisión por la causa Vialidad, eligió quedarse «con esa maravillosa imagen del pueblo argentino festejando» la Copa del Mundo obtenida en Qatar.

De todos modos, también admitió, en vísperas del inicio del año en el que habrá elecciones presidenciales, que «otra vez las y los argentinos atravesaron, con mucho esfuerzo, grandes dificultades».  

«Termina un año en el que otra vez las y los argentinos atravesaron, con mucho esfuerzo, grandes dificultades. Fue un año marcado por acontecimientos dolorosos, que cerró con una inolvidable alegría colectiva», comenzó el hilo de Twitter la ex jefa de Estado.

En lo que parece más un esfuerzo por tapar sus malas noticias judiciales y el fracaso económico del Gobierno del que es parte y creadora, Cristina Kirchner aprovechó la felicidad que le trajo al país la tercera Copa del Mundo obtenida por la Selección Argentina para concluir con un mensaje positivo.

«Elijo quedarme con esa maravillosa imagen del pueblo argentino, festejando en paz en las calles. Les deseo a todas y todas un 2023 con trabajo, salud y, sobre todo, con muchos sueños por cumplir», concluyó su publicación la vicepresidenta, agregando un emoji de un corazón y cuatro fotos de la multitudinaria celebración del martes 20 de diciembre, cuando cerca de 5 millones de personas salieron a las calles con la intención de saludar a los jugadores que alcanzaron la gloria en Qatar.

La última aparición pública del año de Cristina Kirchner

Con un discurso muy encendido, y enfocado en menos de media hora en un embate constante a la Corte Suprema y el Poder Judicial, Cristina Kirchner reapareció el último martes en público tras su anuncio de principios de mes de no postularse «a nada» el año próximo, y aseguró que no se definió por un «renunciamiento» o una «autoexclusión», sino que hubo una «proscripción» que comenzaron a pergeñar al día siguiente del 9 de diciembre» del 2015, en su último día como presidenta.

«Vamos a hablar clarito, porque soy peruca y hablamos clarito. Desde un lado empezaron a hablar del renunciamiento de Cristina, después otros diarios que hablan de la autoexclusión. El único renunciamiento que tuvo el peronismo fue el de Eva Perón, y acá tampoco hay autoexclusión. Vamos a hablar clarito: acá hay proscripción», aseguró en Avellaneda la ex Presidenta, que tuvo que frenar el cántico de la militancia, que pidió otra vez por su candidatura.

Es que, en su última reaparición, horas después de que el Tribunal Oral Federal 2 la condenara a seis años de prisión y a la inhabilitación perpetua en el marco del juicio de Vialidad, la Vicepresidenta, visiblemente ofuscada, anunció que en el 2023 no sería «candidata a nada», una decisión prematura que desconcertó al Frente de Todos, en especial en territorio bonaerense, y abrió un sinfín de especulaciones electorales.

En ese sentido, Cristina Kirchner buscó, en el corazón del Gran Buenos Aires, resaltar el concepto de «proscripción», y pidió a la dirigencia «salir a hablar y explicar»: «No estemos mirando los peronistas para que alguien baje mágicamente a decirnos qué es lo que hay que hacer», remarcó.

«Es un acto de disciplinamiento para que nadie se vuelva a animar a tanto», dijo en alusión al proceso judicial que terminó con el veredicto de principios de mes.

DB

Mirá también



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *