sábado, febrero 4

«Hay que hacerse responsables, no puede pasar eso en un gobierno peronista»



EXCLUSIVO SUSCRIPTORES

Lo dijo en una reunión del PJ bonaerense donde los intendentes volvieron a fustigar al ministro de Seguridad por lo sucedido en el partido Gimnasia-Boca.

Este martes, la sede del PJ bonaerense ubicada a dos cuadras de la gobernación provincial, dio cobijo a una reunión del Consejo del Partido Justicialista, que sucedió exclusivamente por temas legales.

Pero la cita -que duró menos de una hora- sirvió para llamar a movilizar al PJ bonaerense presidido por Máximo Carlos Kirchner el próximo 17 de octubre a Plaza de Mayo. Pero lo más fogoso de la cita fueron la catarsis de dirigentes del cristinismo, quienes criticaron el modo en que el presidente Alberto Fernández utilizó para resolver en soledad a sus nuevas ministras, así como el momento de cierre donde el hijo de Cristina Kirchner la emprendió contra el ministro de Seguridad, Sergio Berni.

La reunión comenzó con una introducción de Martín Insaurralde, quien felicitó a Victoria Tolosa Paz, consejera del partido por La Plata, por su nominación como ministra de Desarrollo Social. Tolosa no asistió por estar en ese momento comenzando la transición con Juan Zabaleta en el mítico edificio de Belgrano y 9 de Julio.

Luego hablaron otros dirigentes quienes repasaron por arriba el tema de las PASO -la mayoría quiere suspenderlas, como lo manifestó la senadora Teresa García- y sucedieron las intervenciones de Florencia Saintout y Andrés «Cuervo» Larroque, la primera crítica de Tolosa Paz (viejas riñas de la ciudad de La Plata) y el segundo, contra el Presidente por marginar al cristinismo de las definiciones políticas.

Pero en la reunión se plasmó el clima de extrema tensión que existe entre La Cámpora y la mayoría de los intendentes del conurbano con el gobernador Axel Kicillof por el aval que le dio en las últimas horas a Sergio Alejandro Berni, tras la represión en La Plata, en el partido Gimnasia-Boca, donde murió un hincha y vecino de la ciudad de las diagonales.

Cerca del gobernador se respira malhumor por el tuit de la agrupación que conduce Máximo Kirchner donde se habló de «represión». Kicillof hoy cree que despedir a Berni es «es agregar fuego al fuego«. Pero sabe que es imposible la publicación de un tuit tan fuerte por parte de La Cámpora sin una venia de Cristina.

«Listo, lo saco: ¿y a quién pongo? díganme…», contaba un consejero del PJ poniendo esa frase en boca del propio Kicillof. Más allá de que algunos mencionaron como posibles ministros del rubro al propio Martín Insaurralde como a los intendentes -en uso de licencia- Mariano Cascallares y Ariel Sujarchuk, la opción más difundida en volver a unificar Seguridad y Justicia y que quede Julio Alak al frente de ese ministerio.

Los intendentes peronistas se unen en el reclamo por la salida de Berni, a quien fustigan por los problemas de seguridad en sus municipios. Incluso, llegan a reivindicar a Alejandro Granados (ex ministro de Scioli, hoy en Ezeiza) e incluso, a elogiar Cristian Ritondo, como dos ministros que tenían otro trato con los jefes comunales y sus encargados en el área de Seguridad.

Máximo Kirchne  en un acto en Morón


Máximo Kirchne en un acto en Morón

Duro contra Berni

Pero el momento más picante fue cuando, delante de los 46 consejeros partidarios, habló Máximo Kirchner.

«Me angustié mucho por el hincha fallecido», dijo Máximo en relación a»Lolo» Regueiro, quien estaba con sus nietos en la cancha. Y allí, el diputado recordó cuando su abuela Ofelia lo llevaba a la cancha: la madre de Cristina era una hincha fanática de Gimnasia.

Allí, Máximo la emprendió contra Sergio Berni, sin nombrarlo. Pero todos entendieron el destinatario: «La gente estaba en paz, no provocó incidentes… por eso digo que si gobernamos, gobernamos. Y debemos hacernos cargo de las cosas que no se hacen bien y no patear la pelota afuera. Los que se tienen que hacer cargo, tienen que ser responsables, no mirar para el costado», en clara relación a las declaraciones de Berni, posteriores al suceso de Gimnasia-Boca cuando dijo «No soy responsable de lo que pasó».

Y finalizó: «No puede pasar en un gobierno peronista».

Pese a lo dicho por Máximo, Cristina Kirchner dejó trascender que por ahora, Sergio Berni sigue.

Pero la reunión del PJ bonaerense sirvió para un nuevo aviso de disconformidad de Máximo con Berni y con Axel Kicillof. Tras el discurso de Máximo llegaron los canelones preparados para la ocasión, que no tuvieron demasiado eco pues la mayoría se levantó y se fue para sus tareas habituales.

Mirá también



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *