miércoles, junio 7

La asociación civil de una gremialista recibió $1.000 millones en subsidios del Gobierno


Mariana Larrea Gadea pasó cuatro veces por despachos oficiales desde que Alberto Fernández es Presidente. Al menos eso consta en el Registro Único de Audiencias, entre 2019 y 2022.

Sus interlocutores cumplían funciones en el Ministerio de Desarrollo Social: dos veces vio a Gabriel Lerner, una a María Eugenia Zamarreño y otra a Marcelo Javier García. Larrea Gadea fue en su rol de secretaria general de UPCN, el gremio que nuclea a los trabajadores estatales. Desde hace años, es ella quien representa dentro del Ministerio de Desarrollo Social a los empleados del Estado. O sea, en los hechos, trabaja dentro del ministerio que ahora controla Tolosa Paz.

El martes 18 de octubre del año pasado, apenas cinco días después de que Victoria Tolosa Paz asumiera como ministra de Desarrollo Social, Larrea Gadea, de 42 años, pasó por el edificio de 9 de Julio y Belgrano por última vez, al menos según los registros oficiales.

La recibió García, debutante al frente de la unidad Gabinete de Asesores del ministerio, pero que ya había acompañado a Tolosa Paz en el Consejo Nacional de Coordinación de Políticas Sociales, antes de que asumiera como diputada nacional bonaerense, en 2021.

El encuentro entre Larrea Gadea y García versó sobre la «situación de los trabajadores de distintas dependencias del ministerio». No se informó nada más, aunque la fecha coincide con el inicio de una serie de transferencias discrecionales que el Gobierno empezó a girarle a la Asociación Civil «El Sueño del Principito», en los hechos un jardín de infantes ubicado en Isidro Casanova, partido de La Matanza, y que preside Larrea Gadea, como responsable del Connaf (Colectivo Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia).

Según reconstruyó Clarín en base a datos oficiales y fuentes del sector piquetero, El Sueño del Principito cobró del Estado $1.019 millones en 2022.

Mariana Larrea Gadea, la gremialista de UPCN en Desarrollo Social que maneja el jardín "El Sueño del Principito".


Mariana Larrea Gadea, la gremialista de UPCN en Desarrollo Social que maneja el jardín «El Sueño del Principito».

Aunque con una particularidad: hasta el 30 de junio no figuraba dentro de la interminable lista de asociaciones y cooperativas ligadas a movimientos sociales que reciben, por afuera del presupuesto, fondos millonarios de parte del Gobierno.

Gran parte de las transferencias se hicieron en el segundo semestre del año, coincidiendo en mayor medida con la asunción de Tolosa Paz como ministra.

Consultados por Clarín, desde el Ministerio de Desarrollo Social dijeron que solo le entregaron $110 millones al jardín y que el resto de los fondos podría provenir “de otros organismos”. En el ministerio reconocieron que la cifra de más de $ 1.000 millones es correcta pero argumentaron que muchas se hicieron antes de que Tolosa Paz asumiera como ministra.

En ese sentido, contrariamente a esa postura, enviaron un reporte de nueve giros hacia El Sueño del Principito, de los cuales cuatro son entre el 18 de noviembre y el 28 de diciembre pasado. Dos fueron por $ 60.000.000 y $ 50.025.709 y otros dos por $ 261.558..868. En total, solo esos cuatro alcanzan los $ 633.143.443. Hay otra del 28 de julio, en tiempos en los que el ministro era Juan Zabaleta, de $ 99.812.855. Sumándola al resto, en el segundo semestre, incluso en el cálculo oficial, se alcanzan los $ 743 millones.

En ese registro oficial las transferencias alcanzan los $ 1.094 millones, pero desde Desarrollo Social sostienen que las otras cuatro fueron en la gestión Zabaleta: tres en 2022 y la restante en 2021.

El jardín de infantes de los $ 1.000 millones

Ubicado en Carlos Casares 5542, entre Isidro Casanova y Laferrere, «El Sueño del Principito» es un jardín de infantes maternal que brinda asistencia educativa a los vecinos de la zona, en su mayoría de escasos recursos económicos en el marco del municipio más poblado de la provincia de Buenos Aires, y uno de los de más altos índices de pobreza.

Su existencia no es novedad para Tolosa Paz, que mencionó a El Sueño del Principito en un extenso tuit el 11 de diciembre del año pasado, en el que le agradeció a Larrea Gadea, su presidenta y titular de la Connaf, por haber sido parte de una delegación que estuvo en una actividad de cierre de año en Ezeiza.

«Mi reconocimiento especial a militantes y trabajadores estatales que sostienen el espacio. Y en especial, para la Asociación Civil “El Sueño del Principito”, integrante del @connafjardines . Su presidenta, Mariana Gadea, nos acompañó en la actividad», dice el posteo de Tolosa Paz en el que se refiere a la responsable de «El Sueño del Principito».

Lo novedoso en el caso de la asociación civil que encabeza Larrea Gadea es que después de no haber estado incluida en la lista de asociaciones que reciben fondos discrecionales de distintas dependencias oficiales, en el registro del último semestre aparece liderando, con $ 1.019.130.102 que se le transfirieron en el último tramo del año pasado.

Esa cifra la ubica por encima de lo que cobraron todas las otras asociaciones y cooperativas ligadas a dirigentes sociales aliados al Frente de Todos, como Esteban Castro, Emilio Pérsico, Juan Grabois y Juan Carlos Alderete, entre otros, o incluso a los díscolos, como Eduardo Belliboni y Silvia Saravia, activos militantes en los acampes frente a Desarrollo Social por la quita de planes sociales del Potenciar Trabajo. 

Los US$ 7.436.138 que cobró El Sueño del Principito representan más del 15% del total de recursos transferidos discrecionalmente por el Estado a esas organizaciones, que en todo 2022 cobraron, en conjunto, más de US$ 47 millones (ver nota aparte).

Una cooperativa ligada a piqueteros K, la otra novedad del listado de favorecidas

No sólo El Sueño del Principito aparece entre las novedades del listado de organizaciones sociales que recibieron fondos estatales. También aparece la cooperativa de Trabajo «Gustavo Rearte LTDA», de San Justo, localidad también matancera, que recibió recursos del Estado de manera discrecional por $ 230,8 millones, el equivalente a US$ 1,68 millones.

En el listado de cooperativas más favorecidas por el Gobierno, Gustavo Rearte LTDA aparece también primera, con pagos recibidos en el último semestre del año pasado. Su nombre obedece a un homenaje realizado al dirigente sindical del peronismo de izquierda, fundador de la JP, que falleció en 1973.

La cooperativa Gustavo Rearte forma parte del extenso conglomerado de organizaciones que dependen de piqueteros aliados al kirchnerismo, como Emilio Pérsico, Juan Grabois y Esteban «Gringo» Castro, entre otros. Y puntualmente responde a la UTEP, denominado gremio de los trabajadores de la economía popular, creado por los tres dirigentes sociales, que forman parte de las filas del Frente de Todos.

Pérsico, líder del Movimiento Evita, es secretario de Economía Social dentro del Ministerio de Desarrollo Social, y desde allí transfiere recursos millonarios a las organizaciones para el plan Potenciar Trabajo. En lo que va del año, ya administró más de $ 98.000 millones de una caja global de $ 590.000 millones.

Grabois, referente social del Frente Patria Grande y de vínculo directo con el Papa Francisco, es otro de los dirigentes que integra las filas del kirchnerismo, con funcionarios propios dentro de Desarrollo Social, como Ramona Fernanda Miño, la secretaria de Integración Socio Urbana.

Castro, en tanto, es el «piquetero preferido» de Alberto Fernández, forma parte del Consejo Económico y Social, y además es el esposo de la intendenta de Moreno, Mariel Fernández, también militante del Movimiento Evita.

No obstante, los fondos que se le pagaron a Gustavo Rearte LTDA van por afuera de lo presupuestado, es decir, de forma discrecional. Representaron en todo 2022, exactamente, $ 230.790.000, el equivalente a US$ 1.683.972.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *