sábado, agosto 13

para correr a Vilma Ibarra de la Legal y Técnica, proponen su ascenso a ministra



El entorno de Alberto Fernández sufre el embate final. Ya reducido por las idas constantes de los funcionarios amigos del Presidente, y tras la renuncia del secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Beliz, ahora el kirchnerismo busca correr a la secretaria Legal y Técnica, Vilma Ibarra, de la Casa Rosada.

El plan, según confirmaron a Clarín altas fuentes del Gobierno, no implica que la dirigenta que cuida con extremo recelo la firma del jefe de Estado en los decretos deje su cargo. Pero sí apunta a moverla de la Legal y Técnica, un área clave que Cristina Kirchner quiere copar por entender que allí, con la influencia que tiene Ibarra, se frenan las ideas que plantean desde su espacio. «Hay que acelerar la gestión«, es la justificación que dan desde el universo kirchnerista.

A lo largo de los dos años y medio que lleva su gestión, el Presidente desoyó los reproches a la que fue su pareja durante muchos años y con la que hoy mantiene un vínculo casi familiar. La relación con Ibarra sólo se asemeja a la que mantiene con la ex ministra de Justicia y actual embajadora ante la Unesco, Marcela Losardo, una de las primeras víctimas K. 

En ese sentido, la nueva estrategia de la vicepresidente es por demás curiosa: le hizo llegar a Fernández la propuesta de «ascenderla». «Elogió su trabajo y planteó que se la empodere como ministra», contó una fuente inobjetable al tanto de la iniciativa. Todavía no trascendió el área al que buscarían enviarla. 

El jefe de Estado todavía no le respondió a Cristina pero se resiste a dejarla ir y a su entorno le aseguró: «Eso nunca va a suceder. Jamás». Es que Ibarra es clave no sólo desde el punto de vista técnico, sino también a la hora de evaluar decisiones. Enviarla un ministerio significaría un golpe y otra concesión para el mandatario ante el embate K.

Cristina, sin la presencia de Ibarra en la Legal y Técnica, se aseguraría tener control de un área sobre la que hoy no tiene ningún punto de contacto. Ni siquiera el procurador del Tesoro, Carlos Zannini, quien inicialmente -en especial durante la pandemia- hablaba con Ibarra. 

Lo concreto es que, tras la renuncia de Beliz, que se suma a las de Matías Kulfas y Martín Guzmán el mes pasado, el entorno presidencial está cada vez más acotado: de las primeras líneas, apenas se mantienen Ibarra, el secretario general de Presidencia, Julio Vitobello, el jefe de asesores, Juan Manuel Olmos; los ministros Juan Zabaleta (Desarrollo Social), Gabriel Katopodis (Obras Públicas), Santiago Cafiero (Cancillería), el titular de la AFI, Agustín Rossi, y la última incorporación, la portavoz presidencial, Gabriela Cerruti.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.