viernes, enero 27

vio 11 veces a los Guns, 10 a U2, irá a tres Coldplay y fue a Dua Lipa sin conocerla


¿Ser adicto al paco costará más barato que ser adicto a los recitales? ¿Tendrá club de de desahuciados? ¿Tendrá y quedará al lado del de los enfermos de las figuritas? ¿O cerca del de los canas que no pueden dejar de mirar el celu? ¿Cómo será el tratamiento? ¿Contacto Cero o a curarse viendo 20 shows al hilo de L-Gante

Se llama Gustavo Berkman. Acaba de sacar tres entradas para ver a Coldplay durante los próximos diez shows que la banda británica dará en la Argentina. Es decir, será parte más que integrante del récord que la banda rompió al superar la marca de nueve River que ostentaba Roger Waters.

A uno irá con la novia, a otro con un hijo y al tercero, solo. Su vida es aparentemente normal. Vive en un lindo PH en Las Cañitas, se nos presenta como arquitecto, separado, dos hijos, 48 años, hincha de Racing. Pero en realidad todo eso es un biombo para ocultar su verdadera personalidad.

Gustavo Berkman, más que melómano, adicto a recitales, Foto: Fernando de la Orden


Gustavo Berkman, más que melómano, adicto a recitales, Foto: Fernando de la Orden

Mejor solo, que bien acompañado

“Te cuento que me encanta ir solo a ver recitales”, dice mientras muestra las entradas que viene juntando desde la década del ‘80. Tickets de un gusto bastante variado: UB40, Guns N’ Roses, (los vio diez veces), Ramones, ABBA, Nirvana, Duran Duran, Soda Stereo, Madonna, Tan Biónica, Miranda, Lenny Kravitz, Roger Waters, Ricardo Arjona…

“Con los Guns, en su primera visita, en 1992, estuve en la puerta esperando que salieran a saludar desde el balcón del hotel. Hermoso recuerdo».

Su ranking personal es haber visto en vivo 11 veces a los Guns, diez a U2 y nueve a los Ramones. “El último recital de Kiss en el Campo de Polo fue algo realmente importante para mí. No podía no estar en su despedida. No me lo hubiera perdonado. Soy de la época de la rivalidad absurda entre Kiss y Queen. A mí siempre me gustaron los dos”.

¿Lo de Gustavo Berkman será el mal de un tipo que quiere vivir constantemente haciendo pogo?  Foto: Fernando de la Orden


¿Lo de Gustavo Berkman será el mal de un tipo que quiere vivir constantemente haciendo pogo? Foto: Fernando de la Orden

El inicio, con Queen

Esto empezó hace mucho tiempo. Nos transportamos: Gustavo ahora es un nene de seis años que colecciona cochecitos pero se entera -en 1981- que está por venir Queen a la Argentina. Quiere ir a verlo y charla con su padres, Marta y Saúl.

-Quiero ir a ver a Queen.

-No se puede –le responde Saúl.

-¿Por?

-Porque los militares no dejan que los chicos vayan a recitales…

Entre paréntesis, Saúl hoy es un hombretón de 80 años que sigue escuchando el reclamo de su hijo. Aquí, en esta negativa, es probable que haya nacido el germen de su adicción. “La semana pasada, durante un almuerzo, se lo recordé a mi viejo: me mentiste, no era cierto lo de los militares. Por tu culpa me perdí a Queen…”

¿Lo suyo será el mal de un tipo que quiere vivir constantemente haciendo pogo? ¿Llevará Gustavo el asunto a terapia? ¿Ser adicto a los recitales sólo es perjudicial para el bolsillo?

Dice Berkman que al último de Kiss no se lo podía perder por nada del mundo. Pero también vio a Arjona... Foto: Fernando de la Orden


Dice Berkman que al último de Kiss no se lo podía perder por nada del mundo. Pero también vio a Arjona… Foto: Fernando de la Orden

Con la prolijidad de un oficinista

Cada show está prolijamente anotado/registado en un Excel que funciona como hoja de ruta. Leyéndolo, podemos entender que el punto de partida fue Mercedes Sosa, el 4 de abril de 1984 en el Luna Park. “Con el regreso de la democracia, mi papá me llevó. Ahí sí, ahí no hubo drama -rezonga lerdo-, porque en ese entonces papá era de izquierda”.

Hay un salto temporal en la bitácora. Tiene que ver con la edad y cierta independencia adquirida. Segundo show, Erasure (30/3 de 1990, en Vélez). Luego, Fabulosos Cadillacs (16/4/1991), Auténticos Decadentes (26/10/91), Ataque 77 (25/8/1992, Bariloche). En ese preciso orden cronológico.

La saga de Ramones arranca el 18/9/1992. El gusto ecléctico hizo que unos meses antes viera a Roxette (2/5/1992).

Más: Los Brujos, Calamity Jane, Nirvana, Brian May, Joe Cocker, Ratones Paranoicos, Elton John, Toto, Metallica, Duran Duran, Red Hot Chili Peppers, Poison, Aerosmith, Bon Jovi, Die Toten Hosen, Miguel Mateos, Shakira, Noel Gallagher, Maroon 5, Pericos, Iggy Pop, Fito Páez, más Ramones, U2 y más U2, Pet Shop Boys, Aha, puntos suspensivos.

Sin contar los gratuitos, 127 recitales pagos y algunos asteriscos dignos de mencionar: “Con entrada comprada no fui a The Police (24/11/2007, en México), porque mi ex estaba embarazada con fiebre. Tampoco fui a un show de Bon Jovi porque la compañía aérea había entrado en quiebra». Otro recital pago al que faltó: Aerosmith -2013, GEBA-: “Me dio paja y preferí vender la entrada”.

-Acá leo que el otro día fuiste a ver a Dua Lipa.

-Mmm, sí, me gustó, pero la verdad no la conocía.

-Y que viste a Ricardo Arjona…

-Bueno, eso es lo que una relación tóxica puede hacer en uno…

A los Guns los vio en México; a U2, en Dallas; a Bon Jovi, en Miami; a Air Supply, en Oaxaca. A Elton John, en Las Vegas. Ahora tiene entradas para ABBA en Londres, el 27/1/2023.

Gustavo Berkman conserva los tickets de los shows que vio. Foto Fernando de la Orden


Gustavo Berkman conserva los tickets de los shows que vio. Foto Fernando de la Orden

Recuerdos del mejor mes de su vida

El mejor mes de mi vida fue octubre en 2017. Mi top five de grupos es Bon Jovi, Green Day, U2, Guns y Rolling Stones o Queen. Ese mes pude verlos a casi todos sin necesidad de viajar. Tocaron ¡U2!, ¡¡Green Day!!, ¡¡¡Bon Jovi!!! y los ¡¡¡Guns!!!»

Con entradas pagas sufrió dos cancelaciones: U2, en Miami, fue uno. ¿Qué pasó? “Bono se había jodido la espalda y suspendió la función”. El otro fue Erasure en Buenos Aires, el 23/7/2022. “Al parecer, se canceló por problemas personales de uno de sus integrantes”.

-¿Espinas clavadas?

Dos. La de Queen que te conté el 28 de febrero de 1981, en Vélez. Y Amnesty Internacional, en octubre de 1988, cancha de River. No me hagas acordar…

-¿Algún tipo de trastorno por semejante desenfreno?

-Los mayores gastos los cometí con Natalia, la madre de mis hijos, mi ex. Nati es muy buen mina, somos amigos. Jamás me recriminó nada y me acompañó a los recitales que le interesaban. Y con mi actual pareja, Lorena, podría decirse, casi con orgullo, que ella representa el respeto por el deseo ajeno. Lore, ¿vamos a ver a los Guns? Vamos. Ella es así…

El excel donde están todos los shows que vio desde 1984.


El excel donde están todos los shows que vio desde 1984.

-Básicamente serías un tipo al que le gusta ver música en vivo…

-Hace bien, sí. Yo no chupo, no me falopeo, mi único vicio es ir a ver recitales. Cuando uno va a la cancha, yo fui mucho mucho, soy fana de Racing, la gente putea, se pone mal, grita, se enoja, se descarga como puede. En cambio cuando uno va un recital no anda gritando: “¡¡Che, boludo, tenés la viola desafinada!! o “¡¡Andá a la puta que lo parió con ese solo de batería!!”.

-¿Campo o platea?

-Soy un tipo de Campo de toda la vida, que últimamente le empezó a agarrar el gustito a la Platea. El cuerpo ya no me da…

WD

Mirá también



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *