febrero 21, 2024

Sergio Massa sale a la caza de votos clave en Córdoba y Santa Fe | La apuesta del peronismo en dos provincias determinantes de cara al balotaje



El candidato a presidente del oficialismo Sergio Massa este lunes visitará Córdoba y el martes Santa Fe para reforzar la campaña en la zona centro del país, donde al oficialismo no le fue bien en las elecciones del 22 de octubre. La idea de Unión por la Patria durante el viaje del candidato a zonas que están marcadas como «antikirchneristas» es arribar con un discurso centrado en la idea de que «con Sergio Massa la grieta murió y empieza una nueva etapa en la Argentina» y, en esa línea, afirmar que «él es el único que puede garantizar un gobierno de unidad nacional y representar a una nueva mayoría«. 

Este domingo, el candidato de UP protagonizó un acto en la localidad bonaerense de San Fernando y le quedó pendiente una recorrida por Corrientes y Entre Ríos. Para el resto de los días que quedan hasta las elecciones en el equipo tienen en agenda viajes a Misiones, Río Negro y Neuquén y recorridas en el conurbano bonaerense en municipios como Varela, Lanús, José C Paz y Morón. 

El domingo por la noche, en una entrevista televisiva, Massa contó que «a fin de mes el FMI empieza la investigación sobre la fuga de capitales durante el gobierno de Macri» (ver aparte). También aseguró que Cristina Kirchner «en nada se va a meter» en su hipotético gobierno, «como no se metió en nada de este año de trabajo en el ministerio». Además afirmó que «no va a haber una devaluciación» después de las elecciones y que convocará a dirigentes opositores como «(Miguel) Picheto, (Juan Manuel) Urtubey o (Emilio) Monzó». 

La gira por Córdoba

El recorrido del ministro en Córdoba comenzará en la ciudad de Río Cuarto. Allí se reunirá con el intendente Juan Manuel Llamosas, un hombre cercano al gobernador Juan Schiaretti. Para UP será clave conseguir para el balotaje votos que el 22 de octubre fueron para el cordobés. En las elecciones generales Massa quedó cuarto en esa provincia detrás de Milei, Schiaretti y Bullrich. 

Si bien Schiaretti –al igual que este domingo hizo el expresidente Mauricio Macri– criticó a Massa al intentar responsabilizarlo por el proceso de juicio político a la Corte Suprema de Justicia que fue acompañado por la mayoría de los gobernadores del país, el tigrense supo cosechar otros apoyos claves en ese territorio como el de los diputados Natalia de la Sota y Alejandro «Topo» Rodríguez, y con diputados como Nadia Fernández, que responde a Schiaretti y ya expresó su preferencia por Massa.

La idea del candidato, más allá del apoyo o la foto con dirigentes, es tomar reclamos de los votantes de, por ejemplo, Schiaretti y ofrecer soluciones. En Río Cuarto pondrá en marcha la ampliación del sistema de la tarjeta Sube para que pueda ser utilizada en varias ciudades de la provincia y así incorporar un eje de la campaña de Schiaretti, que era equilibrar los subsidios al transporte entre las provincias y el AMBA. 

Luego compartirá una actividad vinculada a Energía con Flavia Royon en una empresa que se llama Bio4, en la localidad de James Craik, donde anunciaría aumentos en la cuota de bioetanol, un reclamo de los productores de la provincia, y sostendrá una reunión con 400 productores y cooperativistas lácteos. Al finalizar el día, irá a la ciudad de Córdoba para participar de un acto político en el club General Paz Juniors. Está planificado que el candidato pase la noche en esa ciudad y al día siguiente viaje a Santa Fe. 

«Vamos a representar a una nueva mayoría». 

En el comando de campaña insisten con que Massa «es el único que puede trabajar para superar las diferencias y generar consensos básicos», y con que «la construcción de acuerdos será su método de trabajo». La idea de ellos es destacar que el gobierno de unidad nacional del que habla Massa «es el único capaz de garantizar gobernabilidad, dar seguridad, certezas y tranquilidad». 

Cerca del ministro dicen que «Milei es incertidumbre y caos», y que «nadie puede dar una sola certeza sobre él». «Macri dice que Milei es una incógnita», repiten y se preguntan: «¿Qué está queriendo decir? ¿Hasta dónde llegará la motosierra? ¿Habrá mercado de órganos? ¿Estará emocionalmente estable ante la primera crisis de gobierno? Si ni su jefe, Macri, puede dar garantías«, critican. 

En los últimos días hubo intentos por parte de la oposición de marcar que «Massa es kirchnerismo». En el massismo recuerdan que «Cristina no apareció en la campaña», y que «el kirchnerismo es una excusa para que Milei no hable de su alianza con la casta macrista y para no hablar de su inestabilidad emocional». «Milei habla de kirchnerismo porque ahora dejó de ser anti casta y la grieta le volvió funcional. Le dice sí a la grieta y no a la Argentina», resaltan. 

En cuanto a la línea discursiva, tanto Massa como el resto de los funcionarios del gobierno que actúan de voceros de campaña, subrayan que «Milei odia a la Argentina». En esa línea, este domingo Massa estuvo en un acto en San Fernando, provincia de Buenos Aires, y enumeró sus propuestas y valores en contraposición con los de Milei: «Nosotros queremos ser patria, ser nación. Queremos nuestra moneda, nuestras Malvinas, nuestro himno y queremos nuestra bandera», dijo.

En la actividad que el candidato compartió en San Fernando con el intendente Juan Andreotti, Massa confrontó de lleno con Milei con una idea que la economista de LLA, Diana Mondino, reflotó durante los últimos días de campaña y tomó el centro de la agenda: la venta de órganos. «El país que se viene se construye con el corazón y no vendiendo órganos», reforzó el candidato de UP y añadió que «tenemos una enorme comunidad en la Argentina donante de órganos que es símbolo de la solidaridad. Escuchar hablar de que un papá o una mamá puede vender a su hijo o un órgano es una locura». Por último finalizó: «En un país donde quieren privatizar el sistema de salud pública, yo planteo que sea gratuito para que todos puedan vivir y ser atendidos».

En el búnker oficialista disparan contra el libertario y subrayan que «Milei ya demostró que su método es el ataque desmedido, pero después se hace el desentendido. Nadie ha escuchado pedirle disculpas a Bullrich por todo lo que le dijo y ahora pacta con ella». Y agregan: «Milei es un maleducado; no cumple ni lo consensos mínimo de respeto ante los adversarios. Es una persona que se va de control fácilmente, agrede, ataca y decide, de manera arbitraria».



Source link