junio 14, 2024

Mauricio Macri con Javier Milei: El encuentro del capo con su candidato | Cumbre después del pobre desempeño del diputado en el debate



Mauricio Macri se reunió con Javier Milei este lunes, después del debate presidencial. El encuentro fue en el Hotel Libertador y las versiones sobre lo que se dijeron son múltiples: desde que el expresidente felicitó al candidato hasta que lo amonestó como un empleado que hizo mal su trabajo. Además, hablaron de la fiscalización, tema al que se sumó Patricia Bullrich, quien ya se muestra como una dirigente más de La Libertad Avanza. Pero incluso la presidenta del PRO tuvo que admitir que «se notó» la falta de experiencia de Milei para enfrentar a Sergio Massa en el debate. Otras voces del PRO fueron aún más duras con la pobre performance del candidato presidencial. La principal noticia que le habría llevado Macri a Milei es que destrabó los fondos para financiar el pago de fiscales, fundamentales para el balotaje del domingo.

El Jefe (de campaña)

Primero se habló de una serie de llamados de Macri a Milei después del debate con Massa. Luego se pudo ver al ex presidente arribar al hotel donde Milei tiene sus oficinas de campaña y prácticamente vive. El expresidente se quedó allí por espacio de una hora. ¿Qué se dijeron? Las versiones más benévolas indican que Macri no le dio importancia a las groseras falencias que tuvo Milei en el debate y que lo felicitó por no desbordarse ni perder la calma, como el fundador del PRO le había casi ordenado tras una entrevista televisiva en la que Milei se había mostrado muy alterado.

En cambio, otras versiones hablan de un Macri en su rol más clásico de patrón, amonestando al diputado por haber desperdiciado una tras otra las oportunidades para machacar a Massa con la economía, con el juicio político a la Corte Suprema, con los casos de espionaje y la lista sigue. Es probable que, más allá de su reaparición para anunciar que peleará la conducción de Boca Juniors, Macri tenga alguna otra aparición esta semana para remarcar esos puntos que sintió que Milei dejó pasar. Es probable que lo haga en sus própios términos (y en sus propios medios) y no como algo orgánico de la campaña de Milei. 

De hecho, en el entorno del expresidente no le dieron importancia a la ausencia total de él y otros dirigentes del PRO en el debate (Massa se lo remarcó varias veces: «te dejaron solo», «te abandonaron»). Dijeron que no estaba previsto que fueran, así como tampoco al día de hoy está claro que vayan a aparecer por el bunker de Milei el próximo domingo.

«Poca experiencia»

El ánimo en el PRO con los resultados del debate no era bueno. Quienes más apoyan la estrategia de aliarse con Milei eligieron sumirse en un prudente silencio ante las consultas de este diario. Pero ni la más entusiasta de las conversas pudo ocultar lo que le pareció el desempeño de Milei: «Lo de anoche fue un debate encuadrado en un político profesional con mucha adicción a la mentira, muy coacheado, frente a una persona con muy poca experiencia, y se notó”, fue el lamento de Bullrich.

“Massa copó la escena, sobre todo en la primera parte”, remarcó Bullrich sobre el demoledor bloque inicial, donde Milei solo atinó a estar a la defensiva y desmentir todas las propuestas que alguna vez presentó. La presidenta del PRO hizo lo imposible por disculpar el comportamiento de Milei: “Está acostumbrado a otro tipo de lugares o espacios», pidió comprensión. O sea: a paneles donde le festejan todo lo que dice.

Otro de los dirigentes del PRO que anunció su apoyo a Milei, el intendente de Pinamar, Martín Yeza, tampoco ocultó su frustración: “El 19 voto Milei y el 20 de
noviembre a mejorar y fortalecer el PRO para no volver a mirar una cosa
así
ni tener que vivir una situación como en la que estamos”, indicó
sobre el debate presidencial.

El poco entusiasmo es contagioso. Aunque pocos dirigentes del PRO lo expresan tan bien.

Mucho más duro fue el ex secretario de Cultura Pablo Avelluto, quien ya anunció que no vota a Milei: «La preparación es todo en un debate. Lo de Milei es penoso desde todo punto de vista. Alrededor de Massa se prepararon. Como se preparó Macri en 2015 y 2019. Milei no es solo un pésimo candidato. Antes que cualquier otra cosa es un chanta«.

Esto desató otro de los cruces en público del PRO (aunque nunca al nivel del que tuvieron el propio Macri y el radical Gerardo Morales el sábado a altas horas de la noche). En este caso, el encargado de responderle fue Fernando Iglesias.

«Pará, Pablito. No le pongas tanto entusiasmo. Lo de dar la batalla cultural te lo pedimos en 2015. Ahora es un poco tarde», lo chicaneó.

Avelluto no perdió oportunidad para responderle: «Quédate tranquilo Fernandito. Ya vas a tener la oportunidad de ser general y liderar la batalla cultural de Milei y Villarruel, esos populistas de ultraderecha que apoyas con tanto esmero. Tus tuits y tus agresiones las tomo como elogios que me llenan de orgullo. Vai embora», terminó.

Fiscales

El otro tema que hablaron Macri y Milei fue el de la fiscalización del balotaje. En palabras de un dirigente larretista a este diario, el ex presidente tiene dos opciones: o seguir con la lógica de los voluntarios y aportarle muy poco a Milei, o poner la plata para pagar fiscales y darle toda la estructura que necesita.

Según otra de las versiones del encuentro, Macri le confirmó al candidato que ya estaba la plata para pagar los fiscales. Así el ex presidente se va posicionando como garante de la elección, sobre todo en el caso de un triunfo. Milei no parece advertir del todo hasta qué punto está enredado en compromisos: se notó cuando en el debate criticó el gobierno de Macri por la pérdida de poder adquisitivo y también hizo caso omiso de una crítica de Massa a Bullrich.

En tanto, Bullrich todavía no sabe si participará en una actividad de campaña más, pero sí tiene previsto un encuentro con fiscales.

La convocatoria es a un encuentro de «Fiscales por el cambio y la libertad», del que -dijo- participarán dirigentes de todo el país. «Tu compromiso es fundamental para que no nos roben la elección», escribió la presidenta del PRO, que ya dice no «nos roben», lo que indica que se pasó por completo a otro espacio político. De hecho, el fin de semana compartió una recorrida de campaña con Victoria Villarruel. “Dos mujeres fuertes para hacer realidad el cambio”, fue el título que le puso en redes a la actividad en conjunto. Cuando Bullrich se pasa, se pasa completa.





Source link