mayo 22, 2024

más de 200 personas fueron condenadas en Italia


El macrojuicio se celebr en un bnker bajo grandes medidas de seguridad en la localidad de Lamezia Terme Foto AFP
El macrojuicio se celebró en un búnker bajo grandes medidas de seguridad en la localidad de Lamezia Terme / Foto: AFP.

Más de 200 personas fueron condenadas este lunes en Italia a penas de hasta 30 años de prisión al término de un gigantesco juicio contra la ‘Ndrangheta, la mafia más poderosa del país.

De los 338 acusados que comparecieron en primera instancia ante el tribunal de Lamezia Terme (sur), 207 fueron declarados culpables y condenados y 131 fueron absueltos.

La fiscalía había solicitado un total de casi 5.000 años de prisión contra los acusados y sus cómplices de «cuello blanco», funcionarios públicos, cargos electos locales e incluso policías de alto rango.

Las sentencias, leídas por la jueza Brigida Cavasino, oscilan entre unos meses de prisión y 30 años, una pena que recibieron cuatro personas.

Uno de los acusados más conocidos, el exsenador Giancarlo Pittelli, de 70 años, fue condenado a 11 años de prisión. La fiscalía había solicitado 17.

La ‘Ndrangheta

Actúa en la región pobre de Calabria y es la más importante y poderosa de las mafias italianas, informó la agencia de noticias AFP.

Está presente en unos cuarenta países y ejerce un enorme control en su región, infiltrando y corrompiendo la administración.

El juicio

Desde enero de 2021, tres jueces escucharon durante miles de horas a testigos -incluidos unos cincuenta mafiosos arrepentidos convertidos en colaboradores de la justicia- sobre las actividades de la familia Mancuso y sus asociados, un importante clan de la ‘Ndrangheta que controla la provincia de Vibo Valentia.

El macrojuicio se celebró en un búnker bajo grandes medidas de seguridad en la localidad de Lamezia Terme y es el más importante contra la mafia desde hace más de 30 años.

Los cargos eran numerosos, desde asociación delictiva, hasta narcotráfico, pasando por extorsión, usura o lavado de dinero.

Durante el juicio, los acusados detallaron el funcionamiento violento de la ‘Ndrangheta, su influencia en la población local, la extorsión, el amaño de licitaciones y elecciones o la adquisición de armas.

Revelaron cómo se escondían armas en los cementerios, el uso de ambulancias para transportar drogas o cómo se desviaba el agua municipal para regar plantaciones de marihuana.

Quienes se oponen a la mafia son objeto de amenazas y a veces son asesinados.

Algunas de las prácticas del grupo incluyen dejar en sus puertas cachorros muertos o cabezas de cabra. Una persona incluso recibió el cadáver de un delfín.

Los mafiosos también incendian autos o saquean las vidrieras de comercios saqueados como advertencia.

Los hay que recibieron palizas o disparos, y también hay personas que desaparecieron.

El hecho de que entre los acusados haya gerentes de empresa, alcaldes, funcionarios y hasta un policía de alto rango evidencia hasta qué punto la ‘Ndrangheta logró infiltrarse en la economía legal.

Subestimada durante mucho tiempo, la ‘Ndrangheta se fue desarrollando discretamente durante décadas, ya que las autoridades concentraban sus esfuerzos en la Cosa Nostra, la mafia siciliana protagonista de películas como «El Padrino».

El primer macrojuicio de este tipo se organizó contra sus miembros en Palermo en 1986, y desembocó en la condena de 338 mafiosos.

Los expertos calculan que la ‘Ndrangheta, formada por unas 150 familias calabresas, factura de unos 50.000 millones de euros a nivel mundial.

Con la ayuda de Interpol, Italia logró en los últimos años acorralar a las redes criminales, entrenando a las policías de todo el mundo a reconocer las actividades de ‘Ndrangheta en su territorio y a hacerles frente.





Source link