mayo 21, 2024

Hungría amenaza con vetar la adhesión de Ucrania a la UE y la ayuda militar y financiera


Foto AFP
Foto: AFP.

El primer ministro húngaro, Viktor Orbán, amenazó este miércoles con vetar cualquier decisión sobre la adhesión de Ucrania a la Unión Europea (UE), así como el apoyo militar y financiero a Kiev en la próxima cumbre de líderes en diciembre si el bloque europeo no mantiene un debate «franco y abierto» sobre su estrategia hacia Kiev y se abre a realizar ajustes en su política.

En una carta dirigida al presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, a la que tuvo acceso la agencia de noticias Europa Press, el dirigente húngaro de ultraderecha pone en duda que la estrategia europea ante la invasión rusa de Ucrania esté funcionando a la vista del estancamiento en el campo de batalla y los escasos logros de la contraofensiva del Ejército ucraniano para retomar territorio ocupado.

Hungría asegura que hasta que no tenga lugar el debate estratégico sobre la viabilidad de mantener la actual política hacia Ucrania, el Consejo Europeo «no está en posición de adoptar medidas clave» tales como los compromisos de seguridad, el apoyo financiero de 50.000 millones de euros hasta 2027, una nueva ronda de sanciones europeas contra Moscú o «acordar el futuro del proceso de adhesión».

Según Orbán, la evolución de la guerra en Ucrania, así como «el contexto global, económico, político y de seguridad, obliga a abrir un periodo de reflexión y un potencial reajuste de nuestros objetivos e instrumentos»

La cumbre de jefes de Estado y de Gobierno que se realizará el 14 y 15 de diciembre en Bruselas está llamada a marcar los pasos que siguen en la adhesión de Ucrania a la UE, con el informe favorable de la Comisión Europea para abrir negociaciones de acceso ya en 2024, así como a acordar un plan de apoyo financiero a largo plazo.

Ucrania presentó su demanda de adhesión a la UE apenas cinco días después del comienzo de la ofensiva de Rusia contra su territorio, en febrero de 2022, y en junio fue oficialmente reconocida como aspirante a sumarse al bloque.

El proceso de adhesión, sin embargo, toma varios años -a veces hasta una década- de complejas negociaciones entre los países aspirantes y las instituciones de la UE en Bruselas.

El primer ministro húngaro llamó a «conciliar» las «ambiciosas» aspiraciones comunitarias de Kiev con los «intereses estratégicos» europeos y la «realidad política y económica» de la UE y Ucrania

Según Orbán, la evolución de la guerra en Ucrania, así como «el contexto global, económico, político y de seguridad, obliga a abrir un periodo de reflexión y un potencial reajuste de nuestros objetivos e instrumentos».

A su juicio, hay que evaluar la efectividad de la política de apoyo a Ucrania y las sanciones contra Rusia y el impacto en las economías europeas, así como revisar el volumen de ayuda militar y económica, así como su «impacto» y «soluciones ante retos en este proceso como la corrupción sistemática extendida» en Ucrania.

Respecto a la entrada de Ucrania en la UE, una cuestión que Budapest viene amenazando con vetar alegando abusos contra la minoría húngara en la región ucraniana de Transcarpatia, el primer ministro húngaro llamó a «conciliar» las «ambiciosas» aspiraciones comunitarias de Kiev con los «intereses estratégicos» europeos y la «realidad política y económica» de la UE y Ucrania.

Acusado regularmente por sus socios occidentales de autoritarismo, Orbán mantiene numerosos conflictos con la UE, desde temas relacionados con la migración hasta los derechos de las personas LGBT+

 
Hungría ya mantuvo una posición similar el año pasado cuando bloqueó la ayuda de 18.000 millones de euros para Ucrania hasta la cumbre de diciembre, escenario en el que logró que los líderes de los Veintisiete redujeran parte de los fondos congelados por Bruselas.

Acusado regularmente por sus socios occidentales de autoritarismo, Orbán mantiene numerosos conflictos con la UE, desde temas relacionados con la migración hasta los derechos de las personas LGBT+, pasando por la independencia del poder judicial.

El año pasado, la UE congeló el desembolso de miles de millones de euros destinados a Hungría por sospechas de corrupción de su Gobierno.





Source link