mayo 18, 2024

El impacto del balotaje en la inflación | Los precios subieron 3,1 por ciento en la semana posterior a la segunda vuelta



En uno de los últimos datos formales de la economía que dará a conocer el gobierno saliente, el Ministerio de Hacienda informó que la inflación de noviembre volvería a mostrar números más elevados que en los meses previos. Es que los precios minoristas «habrían subido» un 3,1 por ciento en la semana del 20 al 26 de noviembre y acumulan un alza del 10,8 por ciento en las últimas cuatro semanas. El dato se desprende del informe dado a conocer por el secretario de Política Económica, Gabriel Rubinstein.

El dato muestra un síntoma de una inflación que ya venía corriendo a niveles muy altos pero que despues del balotaje volvió a agarrar un ritmo muy importante, impactado en parte por la inercia y, además, por las señales de liberalización de los precios de la economía que viene mencionando el presidente electo, Javier Milei. 

El reporte del viceministro de Economía aclara que hubo un ajuste de una décima de punto porcentual en las variaciones de las dos primeras semanas del mes, «tras la incorporación de información de cuadros tarifarios de electricidad del interior del país publicados recientemente y que impactan desde el inicio de mes», con lo que los incrementos quedaron en 2,6% para la primera y 2,4% para la segunda.

Rubros y picos

Por encima del promedio de la tercera semana se destacaron rubros cono frutas (11,6 por ciento), alimentos y bebidas de almacén (4,8 por ciento) y carnes (3,4 por ciento), mientras que quedaron debajo del promedio los rubros regulados (1,7 por ciento) e indumentaria (0,9 por ciento). Por su parte, verduras registraron una baja de 2,1 por ciento.

El seguimiento de la evolución mensual (en rigor, el acumulado móvil de cuatro semanas) deja en evidencia desde un pico del 15,1 por ciento en la cuarta semana de agosto se produjo una desaceleración hasta llegar al 7,2 por ciento en la primera de octubre, pero a partir de entonces se retomó la curva ascendente y a la tercera semana de noviembre se registró un alza del 9,4 por ciento y en la cuarta, de 10,8 por ciento. 

Qué dicen los privados sobre noviembre

Claudio Caprarulo, de la consultora Analytica, contó a Página I12 que las mediciones de noviembre les dieron un alza de precios del 12,4 por ciento, con un impacto fuerte del rubro alimentos. 

Por su parte, Santiago Manoukian, de Ecolatina, reportó un alza del 12,7 por ciento en su indicador IPC GBA, que refleja la realidad de los precios en CABA y 24 partidos del Conurbano Bonaerense. Observan en la consultora que se esta «dejando atrás la moderación transitoria verificada en octubre en el marco de los diversos congelamientos aplicados por el Gobierno en la previa electoral y el menor arrastre de la devaluación post-PASO. De este modo, nuestro índice acumuló un alza del 150,5% en lo que va del año.». 

Esperan un récord en diciembre

Si bien el mes acaba de empezar, la mayor parte de los consultores privados aseguran que diciembre será un nueva récord histórico de inflación en Argentina. El consenso está puesto en que será una cifra «más cercana al 20 por ciento». Si es así, sería el mayor registro en más de 20 años, superando el 12,7 por ciento de septiembre. 

Algunas de las firmas, que por ahora prefieren preservar la apuesta, aseguran que el escenario base es de, al menos, 18 por ciento. De todos modos, los cálculos son entre cautelosos y conservadores por una razón sencilla: todos los consultores garantizan una devaluación que hará Milei de al menos 50 por ciento, lo cual entraría dentro de márgen del 20 por ciento de IPC. Pero nadie descarta que la corrección cambiaria pueda ser aún mayor. 

A esta incertidumbre hay que sumarle que las grandes fabricas de alimentos vienen enviando listas de precios a los supermercados que contienen aumentos de precios que van desde el 35 al 140 por ciento. Esto está en línea con la caída de los acuerdos de precios que regían hasta ahora y que el presidente electo ya avisó que no sostendrá. 

Eso, además, empezará a aplicarse, precisamente, en diciembre, que no sólo es un mes caliente por estas subas, sino que es el período en el que históricamente los precios generales se disparan más por el tiempo de las fiestas de fin de año y los altos consumos de la población. 



Source link