mayo 18, 2024

Ollas populares y asambleas: «Que ajusten a la casta, no a la canasta»  | Jornada nacional de protesta de organizaciones sociales



¿Qué hacemos frente a este gobierno? Esa es la pregunta que este viernes al mediodía, con ollas populares en las plazas, van a debatir las organizaciones sociales que integran UTEP. La jornada de asambleas es en todo el país; en la Ciudad de Buenos, la olla estará en el Obelisco. Aunque ollas y asambleas fueron convocadas por el problema del hambre -por la disparada de los precios de los alimentos, más personas se están acercando a los comedores y merenderos barriales, que se encuentran desabastecidos-, mostrarán también una cuestión más amplia y de fondo: la estrategia que este sector de las organizaciones sociales decidió darse frente a la sucesión de ajuste, protocolo represivo y DNU de Javier Milei: salir a la calle sin cortarla, pero activando, y en busca de armar una fuerza multisectorial.

«Creemos que no es un momento para estar solos: vamos por la unidad con los sindicatos, con la CGT y las dos CTA, con las PyMEs, con los inquilinos», dice Alejandro Gramajo, el titular de la UTEP, en la Plaza del Congreso, donde este jueves fue montada una feria de la economía popular. 

«Ajustá a la casta y no a la canasta» es el nombre con el que fue bautizada esta feria a la que las cooperativas trajeron 120 mil kilos de alimentos a precios más baratos. Llegaron ocho camiones con verduras, 7 mil kilos de carne, pescado, lácteos, pan. También hay puestos con ropa y calzado, y hasta algunos muebles. El alimentazo es una actividad de reafirmación de las cooperativas de la economía popular y de solidaridad: «Frente a la devaluación de la moneda que genera una gran inflación sobre el precio de los alimentos, cientos de productores y productoras traemos nuestros productos al costo», planteó la UTEP en su gacetilla de difusión. No todos los precios son al costo, pero algunos están realmente bajos: la tapa de nalga a 3500 pesos el kilo (en las carnicerías llega al doble), el kilo de pescado a 1800, las bananas a 600.  

En los puestos, el tema de todas las conversaciones es el DNU de Milei. «Con este decreto acaban de darle un golpazo a la clase media. Si no lo revertimos, millones se van a caer a la economía popular, a la changa», dice el responsable de una cooperativa. 

En otro puesto evalúan cómo va a afectar a la economía popular la desregulación salvaje de la economía. «Tenemos una cooperativa de pescadores; venimos trabajando con el objetivo de abastecer de pescado al mercado interno, de producir para los sectores populares, porque la pesca artesanal no tenía otra salida que venderles a los acopiadores que la exportan», cuenta Luciano Alvarez, del Movimiento Los Pibes. «Inauguramos nuestra pescadería en noviembre. El 5 de diciembre fijamos un precio para el filet y las hamburguesas; a las dos semanas, cuando hicimos cuentas, habíamos perdido plata. El combustible para las lanchas es clave y la suba del precio de la nafta nos mató. Lo mismo va a pasar con el aumento del precio de la electricidad que usan los equipos de frío. Con las medidas de (el ministro de Economía, Luis) Caputo nuestra capacidad se achicó, los costos subieron, las ventas bajaron. Con la apertura de la economía que establece el DNU lo que va a crecer es, nuevamente, la exportación».

Juan Pablo Della Villa, coordinador de la Empresa Cooperativa de Alimentos Soberanos (ECAS) y uno de los organizadores de la feria, coincide: «Está en juego la continuidad de la producción de alimentos de la economía popular. La discusión hoy es quién va a acceder, quién va a disfrutar de la riqueza que tenemos en la Argentina. Por eso hay que debatir cómo los trabajadores formales e informales le salimos al cruce a este DNU que es el saqueo del país».

En las ollas populares y asambleas de este viernes, la UTEP hará un primer ensayo de ampliación. Es que, además de sus integrantes históricos (el Movimiento Evita, CCC, Barrios de Pie, MTE, Frente Darío Santillán), participarán de la jornada de protesta otras organizaciones, como el FENAT de CTA Autónoma y el Frente Barrial de CTA de los Trabajadores -es decir las organizaciones territoriales de las CTA-; la Federación de Trabajadores de la Economía Social (Fetraes) y el Frente Milagro Sala -ambas afines al kirchnerismo-. Desde la izquierda estarán el Movimiento Argentina Rebelde (MAR), Libres del Sur y el Frente de Organizaciones en Lucha (FOL) -que en los últimos años venían coordinando sus acciones con la Unidad Piquetera, pero hoy tienen diferencias con el Polo Obrero sobre la estrategia a seguir-.

Por otra parte, está la intención de ir hacia un armado multisectorial. «Hace tiempo que en la UTEP venimos hablando de construir espacios amplios, con todas y todos, que incluyan a las iglesias, a los jubilados, a los sindicatos», dice Dina Sánchez, del Frente Darío Santillán. «Queremos construir con todos esos sectores una agenda común porque creemos que no podemos salir a la calle aislados, cuando del otro lado vienen por todo. Las medidas del gobierno de Milei están afectando a toda la clase trabajadora, pero en la clase trabajadora tenemos un problema de representación. Sabemos que muchos de nuestros compañeros votaron a Milei. Vamos a debatir sobre todo esto en las asambleas, que son un modo de encontranos en la acción». 



Source link