junio 13, 2024

El gobierno quiere pero no puede detener el paro | La Rosada no ocultó su molestia por la medida de fuerza de la CGT 



El anuncio del paro y movilización hacia el Congreso que la CGT realizará el próximo 24 de enero en rechazo al DNU y la ley ómnibus que impulsa la Casa Rosada no fue del agrado de Javier Milei y tampoco de sus ministros. El vocero presidencial fue el encargado de trasmitir la molestia de Milei que parece no entender que la pretendida destrucción de la legislación laboral puede encontrar resistencia. «Llama la atención que en este contexto no se entiende que el esquema laboral necesita una reforma urgente», afirmó Manuel Adorni, el vocero.

El jueves por la tarde, se reunió el Comité Central Confederal –el principal órgano resolutorio de la central obrera– que por unanimidad votó una plan de lucha que incluye el paro y movilización del 24 de enero. Será la primera vez que un gobierno recién asumido que enfrente una medida extrema por parte de la CGT pero también de las dos CTA que decidieron plegarse al reclamo. Todos rechazan el intento del gobierno por flexibilizar las relaciones laborales y echar por tierra un sistema de protección legal al trabajador que es histórico y donde la Argentina es líder en la defensa de los trabajadores.

«La Argentina no está creciendo y hace 10 años que no crea empleo privado de calidad. Creció el empleo informal y el estatal», dijo Adorni durante su matutina conferencia de prensa. «La Argentina es un país que tiene la menor cantidad de empresas por habitantes, los salarios son de los más bajos de la región y además buena parte de la economía de los trabajos son informales», afirmó el vocero sin recordar que fue su propio gobierno el que devaluó los salarios en un 118 por ciento cuando el ministro de Economía, Luis «Toto» Caputo, anunció el salto del dólar de 387 pesos a 800. 

Adorni habló de «otros intereses» los que supuestamente impulsan la protesta pero no dio pistas al respecto. Dijo estar sorprendido porque el sindicalismo está «en contra de las reformas para el mundo del trabajo. La situación económica es crítica, estamos en un sendero complejo y preocupante». Según el vocero, «el espíritu de las reformas están en línea con mejorar estos aspectos», por lo que apuesta a «generar empleo de calidad, que las empresas inviertan y los salarios mejoren».

Por último, el representante presidencial ironizó con respecto a la ausencia de paros durante el gobierno del Frente de Todos. «Durante la gestión anterior, que no hicieron paro, los trabajadores no dejaron de perder poder adquisitivo», indicó Adorni.

Más apoyos al paro

Pero las quejas del oficialismo en nada amilanan la organización de la medida de fuerza y mucho menos los anuncis de adhesión a la movilización del 24 de enero que convocaron la CGT y las dos CTA.

Los movimientos sociales que responden a los partidos políticos de izquierda se sumaron al paro y movilización. Por caso, el referente bonaerense del Polo Obrero (PO) Eduardo Belliboni anunció que «todas las organizaciones de izquierda» van a «poner todo y más para que la jornada de paro y movilización del 24 de enero sea un gran éxito».

«Desde el Frente de Lucha, el Polo Obrero y las organizaciones de la Unidad Piquetera (UP) nos sumamos con todas nuestras fuerzas al paro y plan de lucha dispuesto por la CGT. Vamos a movilizarnos contra el feroz ajuste económico de Milei, decimos basta de represión y que hay que derrocar el DNU y la ley ómnibus que significan más entrega para el país y hambre para el pueblo argentino», señaló Belliboni en declaraciones a Télam.

En tanto, el titular de la FTV, Luis D’Elía, anunció que la organización que conduce también se sumará con cortes de ruta en todo el país. «Haremos varios cortes en la ruta 3 en La Matanza y si el paro y los cortes no consiguen derogar el DNU de Milei, iremos al corte de ruta por tiempo indeterminado en La Matanza», advirtió D’Elía.

Desde el Movimiento Evita, en tanto, el dirigente Gildo Onorato anticipó el respaldo al plan de lucha de la CGT y vaticinó que «un millón de personas se movilizarán el 24 de enero para frenar la estafa electoral». «La oposición a las medidas de Milei será proporcional a sus consecuencias, porque devaluó 120% en un día, rompe el mercado interno, destruye la pequeña y mediana empresa, desalienta la producción, el desarrollo y se pierden miles de puestos de trabajo en todo el país», expresó. En sus críticas al Gobierno, Onorato enumeró: «Aumenta la luz, el gas, la nafta, el tren, el bondi y los alimentos todos los días más caros. Por eso las fuerzas del trabajo y la producción, los movimientos populares vamos a estar en la calle para frenar esta estafa electoral».



Source link