junio 13, 2024

Javier Milei se entusiasma con otro 25 por ciento de inflación | Para el Presidente ese «sería un buen dato»



El presidente Javier Milei puso como meta para la inflación de enero un 25 por ciento, como el aumento registrado por el Indec en diciembre, y aseguró que sería un «buen dato», al considerar que se trataría del «incio de un camino descendente». Con precios por los nubes y sin haber convocado siqueira al Consejo del Salario Mínimo, Milei sostuvo que «el problema es que los salarios en Argentina son muy bajos», al tiempo que criticó el paro convocado por la CGT y todo el arco sindical y popular para el 24 al calificarlo como «la Argentina que se quiere quedar en el pasado».

La inflación de diciembre, tras la megadevaluación anunciada por el ministro Luis Caputo, trepó a los niveles más altos registrados desde antes de la convertibilidad; pero el Presidente insistió en que si en enero la cifra está por debajo de ese 25 por ciento «sería todo para festejar», algo similar a cuando pidió «sacar en andas» a Caputo por una suba de precios menor al 30 por ciento en el primer mes de gestión.

El mandatario no le echó la culpa de la caída del poder adquisitivo a los altísimos niveles de inflación, fogoneadas por la devaluación del 120 por ciento y la ausencia de controles por parte del Gobierno, sino que sostuvo que «el problema es que los salarios en Argentina son muy bajos». En este punto, Milei también se desentendió del rol de Poder Ejecutivo –que decidió no convocar al Consejo del Salario Mínimo, en respuesta a las protestas de la CGT– y señaló que la culpa es los «procesos populistas».

Según Milei, los gobiernos peronistas «exacerbaron el ahorro» y eso provocó que «no tengas productividad y cuando no tenes productividad, eso hace que los salarios sean miserables». «En Argentina los salarios deberían ser 12 veces mayores a lo que son», soltó Milei sin argumentar por qué el mercado, sin intervención estatal, incrementaría los salarios de esa forma.

El paro del 24 y la defensa del shock

En la previa del paro convocado por la CGT y acompañado por las dos CTA, los partidos de izquierda y los movimientos sociales y de la economía popular, el mandatario sostuvo que ese día «va a demostrar que hay dos Argentinas: la que se quiere quedar en el pasado y la que quiere el modelo que quiere ser un país desarrollado»

En la previa de lo que se espera que sea una masiva movilización contra el DNU y la Ley Ómnibus, Milei insistió con consignas de campaña: «Cuando vos ves el impacto de las reformas del DNU, eso haría que Argentina se pareciera a un país como Alemania».

Respecto de la Ley Ómnibus, el presidente no se mostró abierto ni siquiera a aceptar los críticas del capítulo del cine, que este fin de semana fue criticado hasta por Adrían Suar en la mesa de Mirtha Legrand. «Vos podes discrepar, pero no mentirle a la gente. En esa mesa viven de privilegio, en esa mesa no están los desnutridos», respondió con chicanas el jefe de Estado.

Cepo y dólar

En tren de defender sus posiciones, Milei volvió a marcar el camino a la dolarización: «Nosotros vamos a estabilizar la economía, a partir de ese momento vamos a librar el mercado de cambio».



Source link