julio 13, 2024

Trump se enfrenta al testimonio de su exabogado en el juicio civil por fraude


Trump afronta varios procesos judiciales en su contra Foto Archivo
Trump afronta varios procesos judiciales en su contra. Foto: Archivo

El expresidente estadounidense Donald Trump llegó este martes a su juicio por fraude civil en Nueva York y calificó a su ex mano derecha Michael Cohen de «mentiroso», antes de que el abogado subiera al estrado y le atribuyera inflar «arbitrariamente» su patrimonio.

Cohen se convirtió en uno de los críticos más acérrimos del expresidente estadounidense y principal candidato republicano a las elecciones de 2024. Prestó testimonio ante el Congreso cuando Trump todavía estaba en la Casa Blanca y ahora fue testigo en el juicio de Nueva York, retrasado la semana pasada por motivos de salud.

Cohen, de 57 años, fue llamado al estrado de los testigos en el decimoquinto día de este juicio civil, que se prolongará hasta Navidad.

«El señor Trump me encargó aumentar el valor del patrimonio, basándose en una cifra que él estableció arbitrariamente», dijo Cohen en el estrado.

Y añadió que junto a Allen Weisselberg, antiguo director financiero de la Organización Trump, hacía maniobras contables para que los activos tuvieran el valor que le habían pedido.

«Es un mentiroso. Está tratando de conseguir un mejor trato para sí mismo, pero no va a funcionar», atacó Donald Trump a su llegada al tribunal de Manhattan, un poco más temprano, aludiendo a la condena de Cohen por mentir ante el Congreso estadounidense como parte de la investigación sobre injerencia rusa durante las elecciones presidenciales de 2016, informó la agencia de noticias AFP.

Michel Cohen fue tratado de mentiroso por Trump
Michel Cohen fue tratado de «mentiroso» por Trump

Desde que cayó en manos de la justicia, Cohen ha cooperado con las autoridades en varios casos y su testimonio se esperó con impaciencia en el juicio civil en el que se acusa al multimillonario republicano de 77 años junto a dos de sus hijos, Eric y Donald Jr., y dos ejecutivos de la Organización Trump, de haber sobrevaluado en varios cientos de millones de dólares sus campos de golf, residencias y rascacielos de Nueva York en la década de 2010 para obtener préstamos más ventajosos de los bancos.

Cohen declaró en 2019 ante el gran jurado convocado por el fiscal de Manhattan que acusó a Trump de 34 delitos de falsificación relacionados con un pago en negro a la actriz porno Stormy Daniels antes de las elecciones presidenciales de 2016.

El exabogado del magnate republicano aseguró que arregló la entrega de 130.000 dólares a Daniels a cambio de su silencio sobre una cita que ella asegura haber tenido con Trump en 2006.

El juicio contra el expresidente por este caso comenzará el 25 de marzo de 2024 y se espera que Cohen, de 56 años, sea un testigo estrella.

El exabogado de Trump fue condenado a tres años de cárcel por varios delitos, entre ellos el caso del pago a Daniels y un cargo de evasión fiscal.

También está detrás de la actual demanda civil. Durante una dura comparecencia ante el Congreso de Estados Unidos en febrero de 2019, afirmó que Trump «infló su patrimonio cuando le convenía a sus intereses».

La fiscal general del Estado de Nueva York, Letitia James, después de tres años de investigaciones, presentó una demanda en la que reclamaba, entre otras cosas, una multa de 250 millones de dólares.

Durante la investigación, Cohen testificó sobre su papel y confesó que había revisado al alza el valor de ciertos activos inmobiliarios con el antiguo director financiero de la Organización Trump, Allen Weisselberg, a pedido del expresidente.

La defensa se apoyará en la falta de credibilidad de un testigo de mala reputación, condenado por la justicia, en particular por mentir al Congreso estadounidense en la investigación rusa.

Trump retiró la demanda civil que había iniciado contra Cohen, en la que le pedía 500 millones de dólares por daños y perjuicios.

Aunque no sea condenado a prisión, el juicio civil en Nueva York amenaza con desmantelar su imperio inmobiliario.

El expresidente asistió a varias vistas en el tribunal de Manhattan donde no ha parado de atacar con virulencia a Letitia James, fiscal demócrata afroestadounidense, a la que calificó de «racista» y «corrupta», o al juez instructor del caso, Arthur Engoron, al que tildó de «matón».

El viernes, el magistrado le impuso una multa de 5.000 dólares por una publicación insultante sobre su secretaria, amenazando con meter al expresidente en la cárcel si volvía a hacerlo.

El magnate enfrenta además un juicio que también comenzará en marzo por conspiración para revertir el resultado de las elecciones de 2020 y otro en mayo por manejo indebido de documentos secretos.

El republicano, que aspira a competir por la Casa Blanca en 2024, negó haber cometido cualquier delito y asegura que es víctima de una «caza de brujas» política con la intención de hacer descarrilar su campaña presidencial.





Source link