junio 15, 2024

Actuar contra el ideario de Malvinas es actuar ‘contra las razones del pueblo argentino’


Foto Camila Godoy
Foto: Camila Godoy.

El constitucionalista y docente Gustavo Ferreyra coincidió este martes con el presidente de la Corte Suprema, Horacio Rosatti, en que el concepto de soberanía sobre las islas Malvinas tiene rango constitucional y que una autoridad federal no puede ir en contra del ideario nacional que sostiene los legítimos derechos argentinos sobre los territorios del Atlántico Sur que Gran Bretaña usurpa desde 1833. 

Rosatti dijo el lunes, en el marco de un evento organizado por la revista Noticias por los 40 años de democracia, que “no se puede decir cualquier cosa de Malvinas. Nosotros lo votamos (los constitucionalista de la reforma de 1994). No se pueden alquilar, no se pueden vender, porque lo dice la Constitución. Y la cláusula es transitoria porque creemos que vamos a recuperar las Malvinas, hay que hacerlo por vías pacíficas”.

En ese sentido, Ferreyra señaló a Télam que si un funcionario nacional «actuase en contra del ideario de Malvinas consagrado en la Constitución, actuaría en contra de sus ordenaciones y sería una conducta profunda y manifiestamente en contra de las razones del pueblo argentino».

Ferreyra es profesor titular de Derecho Constitucional de la Universidad de Buenos Aires y fue uno de los notables que asesoró al presidente Alberto Fernández en el proyecto de reforma judicial.

«La Constitución ha sido pensada y gestada para ser cumplida. Un candidato a la presidencia que sostuviese opiniones disparatadas no haría más que convertirse en un verdadero intolerante sobre la ruta constitucional elegida por los argentinos», amplió Ferreyra.

El evento de la revista semanal se realizó en el Congreso de la Nación y allí el presidente de la Corte hizo una advertencia directa sobre las ideas que postula La Libertad Avanza, entre ellas los dichos de Javier Milei y Victoria Villarruel: «Y cuando se habla de la vigencia de los derechos humanos y de la defensa de la moneda, está en la Constitución, lo que pasa es que hay que leerla«.

Sobre ese aspecto del discurso público, Ferreyra aclaró que «todas las personas pueden decir todo aquello que desearen, pero se encuentran sometidas al principio inexorable de la responsabilidad ulterior«.





Source link