julio 24, 2024

Corona del Inca, un portal hacia la inmensidad


Foto Secretaria Turismo La Rioja
Foto: Secretaria Turismo La Rioja

En La Rioja, uno de los tantos puntos que toca esa gigantesca columna vertebral de Latinoamérica que es la Cordillera de los Andes, encierra en uno de sus tramos un lugar único, casi irreal: el cráter de un volcán cercano al cielo, bautizado Corona del Inca, que con una laguna de azul profundo en su interior despierta el asombro de los que se animan a la travesía.

Desde la Capital riojana se deben recorrer unos 340 kilómetros para llegar al departamento Vinchina, en el extremo noroeste de la provincia., y desde allí son necesaria entre cuatro y seis horas para sortear el difícil circuito que desemboca en Corona del Inca, en plena cordillera y a escasos kilómetros del límite con Chile.

La travesía parte desde la cabecera departamental o desde la localidad de Jagüé, último poblado antes de ascender a la maravillosa terraza del continente.

Como en toda la Cordillera de los Andes, las vistas son excepcionales y sus caminos también excepcionalmente difíciles como para resguardar las bellezas que atesora.

Entre los meses de diciembre y abril, en esa pequeña ventana temporal, el visitante puede acceder a conocer el cráter Corona del Inca, siempre acompañado por guías o baqueanos autorizados para esta tarea.

Se trata de uno de los volcanes situados a mayor altura en el planeta, rodeado de enormes macizos que desafían los sentidos del hombre, con picos cercanos a los 7 mil metros, vientos y nieves permanentes, la inmensidad del cielo y de la puna en todo su esplendor.

Por más que el viajero esté acostumbrado a los paisajes cordilleranos, la visita a Corona del Inca no deja de subyugar, y el camino hacia ese mágico lago ya es, en sí mismo, una experiencia inolvidable.

Foto Secretaria Turismo La Rioja
Foto: Secretaria Turismo La Rioja

La Quebrada de la Troya, antes de arribar a Jagüé; la árida Quebrada del Peñón; la Reserva Provincial Laguna Brava con su bella población de flamencos y la Pampa del Veladero son algunos de los lugares de ensueño que hay que dejar atrás para llegar al cráter del volcán.

El recorrido debe realizarse en vehículos con tracción 4×4, con la conducción de pilotos expertos y la guía de especialistas y baqueanos, porque las condiciones del clima y del terreno no dejan lugar a improvisaciones.

Las increíbles formaciones de roca y arena de La Troya, con su cerro piramidal como vista más atractiva, va dando lugar poco a poco al desierto de la puna, donde el oxígeno comienza a escasear al mismo ritmo en que crece el asombro.

Ariel Varas, de la agencia Laguna Brava Excursiones -uno de los prestadores más reconocidos de la zona- está convencido de que «Corona del Inca es un lugar en el que, por lo menos una vez en la vida, hay que estar», y así se lo hizo saber a Télam.

Para vivir esta experiencia de turismo aventura al extremo en 4×4, que lleva hasta miradores ubicados a 5.500 msnm, se sale a las 4 de la mañana desde Vinchina para sortear los muchos obstáculos que presenta la naturaleza, como nieve, hielo, arenales, piedra laja suelta en la calzada.

«Es necesario una preparación previa en cuanto a la comida y la hidratación para soportar la altura de esta excursión que dura unas 12 horas. Lo más impactante es llegar, desafiando la naturaleza, a un lugar que literalmente deja sin aire, tanto por la altura como por el paisaje», aseguró.

Y la reflexión es bien cierta, porque observar las montañas enormes como el monte Pissis, de más de 6.800 metros, que divide La Rioja con Catamarca, deja al visitante paralizado ante semejante espectáculo natural.

Foto Secretaria Turismo La Rioja
Foto: Secretaria Turismo La Rioja

Respecto al precio y al flujo de visitantes que tiene este sitio, Varas comentó que sólo un grupo de turistas se anima a la excursión, que tiene un costo importante debido al riesgo que corren los vehículos en este tipo de caminos.

«Aproximadamente el valor de la excursión es de 50 a 60 mil pesos por persona, si es que se utiliza una camioneta de alguna de las empresas prestadoras», detalla.

La otra opción, explica, «es utilizar un 4×4 propio, por lo que se abona un solo pase de 20 mil pesos por vehículo en nuestra empresa. En los dos casos el precio incluye el acompañamiento obligatorio de un guía de alta montaña».

Los «Seismiles», el bloque de macizos cordilleranos que superan los 6 mil metros de altura, son también parte del premio para los valientes que se animan a la travesía.

Los cerros Veladero, Bonete Chico y Pissis que custodian por tres flancos a Corona del Inca son testimonio de la majestuosidad de los Andes, donde anidan los volcanes más elevados del planeta.

Llegar allí y vislumbrar la belleza zafiro de la laguna, descender de los vehículos y caminar hasta las márgenes de este lago en el cielo, son el punto final de la aventura.

Aunque, para muy pocos intrépidos, aún se puede más: realizar paseos en kayak sobre las profundas aguas azules, que ostentan el récord de ser el lago navegable a mayor altura del mundo.

Foto Secretaria Turismo La Rioja
Foto: Secretaria Turismo La Rioja

Por otra parte, entre los principales consejos para aventureros los guías y operadores piden llevar provisiones en abundancia para poder mantener la energía durante todo el día, y viajar con más de 2 litros de agua por persona.

Además, se debe llevar suficiente abrigo para soportar las temperaturas de hasta 15 grados bajo cero que allí se registran todos los veranos y sugieren realizar paradas a mitad de camino para aclimatarse, que es la única alternativa para disfrutar la experiencia a una altura de 5.500 metros sobre el nivel del mar.

En caso de realizar el recorrido con vehículos propios, controlar el estado óptimo de ruedas, fluidos, combustible, además de llevar equipos de comunicación y botiquín.

Es conveniente realizar una reserva muy anticipada en alguna de las prestadoras para estas excursiones, que tienen fechas de salida a partir de diciembre hasta abril en los enlaces: www.lagunabravaexcursiones.com.ar, www.coronadelinca.com.ar o en www.runacay.tur.ar/corona-del-inca.





Source link