mayo 21, 2024

El mayor hospital de la Franja de Gaza se quedó sin electricidad


Foto AFP
Foto: AFP.

El mayor hospital de la Franja de Gaza se quedó sin electricidad ante la falta de combustible para hacer funcionar los generadores, informó este sábado el Ministerio de Salud del enclave gobernado por el movimiento islamista palestino Hamas, mientras que Médicos Sin Fronteras (MSF) calificó de «catastrófica» la situación en ese centro de salud atacado por Israel.

«Este es el momento del que habíamos estado alertando al mundo», dijo el viceministro de Salud de la Franja, Yusef Abu Alreesh, al referirse al panorama en el hospital Al Shifa en declaraciones a la cadena qatarí de noticias Al Jazeera.

El complejo está completamente sitiado, lo que mantiene atrapadas en el interior a numerosas personas, y el futuro de los pacientes es incierto, entre ellos 39 bebés en incubadoras, indicó el funcionario.

El director de institución, Muhamad Abu Salmiya, confirmó también en una entrevista con Al Jazeera que en las últimas horas murió un bebé que estaba en una incubadora y un joven ingresado en cuidados intensivos.

Sin posibilidad de contacto con el mundo exterior, «estamos a varios minutos de la muerte», lamentó en declaraciones que reproduce la agencia de noticias Europa Press.

De acuerdo al Ministerio controlado por Hamas, familias intentaron salir del hospital, pero fueron tiroteadas, por lo que sus cuerpos quedaron en las inmediaciones, sin posibilidad de que alguien pueda recuperarlos por la presencia de francotiradores de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI).

Foto Xinhua
Foto: Xinhua

La Media Luna Roja palestina indicó el viernes que francotiradores dispararon también contra el hospital Al Quds, lo que dejó al menos un muerto.

Israel, por su parte, afirmó que no vacilará en «matar» a comandos de Hamas que disparen desde centros médicos.

Israel acusa a Hamas de utilizar los hospitales para lanzar ataques y ocultar sus túneles, lo que el movimiento niega

«Si vemos a terroristas disparando desde hospitales, haremos lo que tenemos que hacer (…), los mataremos», dijo el portavoz militar israelí Richard Hecht, que igualmente reconoció el carácter «sensible» de ese tipo de operaciones.

Israel acusa a Hamas de utilizar los hospitales para lanzar ataques y ocultar sus túneles, lo que el movimiento niega, afirmando que está dispuesto a recibir a «un equipo internacional» para investigar.

El personal de MSF en Gaza aseguró que la situación en el hospital Al Shifa se volvió «catastrófica» en las últimas horas y denunció que los ataques «se intensificaron dramáticamente» mientras «los pacientes continúan» internados.

Médicos Sin Fornteras aseguró que la situación en el hospital Al Shifa se volvió «catastrófica»

«Algunos están en estado crítico y sin poder moverse. Hay un paciente que necesita cirugía», explicó la ONG en la red social X, antes conocida como Twitter.

Como consecuencia de la ofensiva, MSF perdió el contacto con sus trabajadores de la zona: «Actualmente, no podemos comunicarnos con ningún miembro de nuestro personal dentro de Al Shifa y estamos extremadamente preocupados por la seguridad de los pacientes y del personal médico».

La organización aprovechó su comunicado para reiterar sus llamados a «detener los ataques contra hospitales y a proteger las instalaciones médicas, el personal médico y los pacientes».

Esta nueva petición se suma a la del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), que previamente había hecho también un llamamiento urgente a respetar las instalaciones sanitarias en la Franja de Gaza tras los últimos bombardeos que alcanzaron hospitales, advirtiendo de que está en juego la vida de miles de personas.

El viernes, al menos trece personas murieron y varias han resultado heridas a causa de un nuevo bombardeo de las fuerzas israelíes cerca del hospital Al Shifa, el mayor complejo médico de la Franja de Gaza, donde además miles de personas buscaron refugio tras ser desplazadas desde sus hogares a causa de los ataques.

Israel prometió destruir a Hamas después de que ese grupo lanzara una incursión desde Gaza el 7 de octubre, en la que murieron 1.200 personas, según el último balance que actualizó la cifra de 1.400, y capturara a unos 240 rehenes, entre ellos una veintena con nacionalidad argentina.

Los ataques de Israel a su vez dejaron más de 11.000 muertos, entre ellos unos 4.500 niños, de acuerdo con el movimiento que gobierna en la Franja de Gaza.





Source link